Dinero

Sánchez ha lanzado el nuevo calendario de vacunación tras la amenaza de rebaja del rating de España

Conoce que Moody’s y Standard and Poor’s van a tener en cuenta en la próxima revisión de la calificación si la inmunización se alcanza a finales de agosto

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ofrece una rueda de prensa en Moncloa tras participar en la reunión del Consejo Europeo Extraordinario sobre el Coronavirus.
photo_camera El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ofrece una rueda de prensa en Moncloa tras participar en la reunión del Consejo Europeo Extraordinario sobre el Coronavirus.

La amenaza a España con una rebaja del rating ha llevado a Pedro Sánchez a comprometerse con el cumplimiento del plan de vacunación. Ha redoblado la apuesta pese a los retrasos y ha fijado plazos concretos para la inmunización con el objetivo también de lanzar un mensaje de confianza en el país a los inversores.

En plena crisis dentro de la UE, donde se multiplican las dudas por los constantes problemas y el ritmo mucho más lento que el de EE UU o el Reino Unido, Sánchez decidió este martes protagonizar una comparecencia monotemática para lanzar un mensaje optimista y garantizar que los planes se cumplirán.

El presidente colocó varios hitos, que terminarán a finales de agosto con 33 millones de personas vacunadas, el 70% de la población, y antes tendrán otros pasos fundamentales con 5 millones de ciudadanos vacunados el 3 de mayo y 25 millones en la semana del 19 de julio.

El vídeo del día

Llegada de Sánchez a Dakar (Senegal)

Planteó con certeza varias fechas

A pesar de que se acaba de incumplir el primer gran objetivo marcado por el Ejecutivo, tener al 80% de la población mayor de 80 años vacunada en marzo, el presidente planteó con certeza varias fechas que muestran que, según los datos del Ejecutivo, la vacunación tendrá un fuerte acelerón en las próximas semanas, con 5 millones de ciudadanos cubiertos el 3 de mayo como primer hito marcado.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los planes del Gobierno, Pedro Sánchez se ha visto forzado a lanzar un mensaje de confianza en el país con la aceleración del proceso de vacunación, estableciendo además un calendario y horizonte concreto, para evitar una rebaja del rating de España.

Amenaza de rebaja del rating

En el Ejecutivo no se ha pasado por alto que la agencia de calificación Standard and Poor’s (S&P) marcó en su último informe sobre la economía española que el objetivo marcado por Sánchez de haber vacunado al 70% de la población a finales del mes de agosto es “alcanzable” en función de la capacidad de los sistemas regionales de salud pública, y destacó que este hito permitirá acelerar la economía en los últimos meses del año, algo que continuará en 2022.

De hecho, argumentó así su decisión de mantener el ‘rating’ financiero, aunque con perspectiva negativa, ya que recordó que los países europeos, incluida España, no han igualado el ritmo de vacunación de Estados Unidos o de Reino Unido.

Con todo, la agencia de calificación resaltó que la evolución de la pandemia sigue siendo el determinante clave del crecimiento y las finanzas públicas en España por lo que valora el previsible incremento de la llegada de vacunas previsto para los meses de abril y mayo.

Adiós a la campaña de verano

Pero advirtió también de que las nuevas cepas de Covid-19 en Europa y en el extranjero, y el lento lanzamiento de la vacunación, mantienen en riesgo a sectores clave para la economía española como el turismo, que, antes de la pandemia, representaba cerca del 13% del empleo y aportaba el 4,8% del PIB gracias solo a sus exportaciones.

Ahora, el motivo de la alerta hacia España es que si se produjera cierto retraso en las entregas de vacunas o avanzara más lento de lo previsto su puesta en marcha la cifra de siete de cada diez inmunizados se lograría a finales de agosto, en línea con lo anunciado este martes por el presidente del Gobierno.

La agencia no pasa por alto que se da al traste con el mes de agosto, el más fuerte para el turismo. Una situación que será muy perjudicial para España debido a su gran dependencia del sector, sobre todo en zonas costeras.

Por ello, proyecta una recuperación “relativamente pujante” del país, con una expansión del PIB del 5,7% en 2021 y del 6,6% en 2022, lo que permitiría que el PIB vuelva a las cifras de 2019 a mediados del próximo año.

Moody’s también pide acelerar

Los efectos económicos serían evidentes en España si no se cumpliesen los plazos comprometidos por Pedro Sánchez.

Recientemente, Moody’s rebajó la previsión de crecimiento para España hasta el 5% para 2021, un punto menos que su estimación de hace meses y por debajo de la Comisión Europea.

Entre los motivos esgrimidos están el avance de la pandemia y el ritmo lento en nuestro proceso de vacunación. En definitiva, y en línea con S&P, el mensaje al Gobierno es que debe mejorar y poner otra marcha más en la búsqueda de la inmunización.

Las buenas noticias de Sánchez

En las últimas semanas, Sánchez había tenido poco protagonismo mediático en la gestión de la crisis, centrada en las decisiones de las comunidades, pero La Moncloa siempre ha tratado de protagonizar en todo momento las buenas noticias sobre vacunación.

“Este segundo semestre vamos a ver una aceleración en el proceso de vacunación. Vamos a vacunar sin descanso. La velocidad de la vacunación es la principal ocupación del gobierno de España”, insistió Sánchez este martes.

La comparecencia del presidente se enmarcó en un nuevo periodo de llegada de vacunas después de que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunciase este lunes la llegada esta semana de 1,2 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech a España, algo que se convertirá en “la periodicidad de todas las semanas” durante el mes de abril con una recepción semanal que será similar.

Sánchez recalcó que el sistema sanitario español tiene capacidad para vacunar a 3,5 millones de personas a la semana, y en cuanto lleguen las vacunas suficientes se caminará a toda velocidad para alcanzar ese ritmo.

Un claro mensaje de confianza

El mensaje de confianza que quiso lanzar Sánchez fue tal que aseguró que el Gobierno trabaja también con el objetivo de que “no sea necesario” prorrogar el estado de alarma a partir del 9 de mayo, cuando decae la actual prórroga.

Si no se prorrogara, toda la gestión quedaría en manos de las comunidades sin toque de queda, la medida estrella que contempla el estado de alarma. Las autonomías podrían cerrar comercios y otro tipo de medidas, pero no aplicar restricciones a la movilidad nocturna de los ciudadanos.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes