Dinero

El Santander anima a sus inversores a comprar acciones de Sacyr para acelerar su salida de Repsol

Trata de incentivar la adquisición de títulos para que la constructora abandone la petrolera con plusvalías. El banco llevaba cinco años sin recomendar esta inversión

Ana Botín.
photo_camera Ana Botín.

Los analistas de Bolsa de Banco Santander han vuelto a poner el foco sobre Sacyr casi cinco años después de que cesaran en su cobertura sobre el grupo que preside Manuel Manrique. Un cambio de criterio que coincide con la reciente apuesta del banco por Repsol

El desencadenante de aquel abandono fue la salida del Ibex, en junio de 2016, y el aliciente para el retorno ha sido el potencial del área Sacyr Concesiones. La primera recomendación a los inversores desde hace unos días es “comprar”, y el precio objetivo marcado, de 3,18 euros por acción.

El Santander aumenta su participación

Valoran esencialmente a la constructora por la cartera de autopistas, en la que un 70% del valor está en rampa de lanzamiento o lo hará en los dos próximos años, como es el caso del activo estrella, la autopista italiana Pedemontana.

Destacan que la acción gana atractivo a la vista de los dividendos esperados de unas concesiones que carecen de riesgo de demanda y que ya han demostrado resistencia durante la presente crisis sanitaria.

Sacyr espera un rendimiento bruto estable del 70% de Sacyr Concesiones y recaudar 200 millones anuales en dividendos de sus activos.

Animar la venta de acciones de Sacyr

Fuentes financieras a las que ha tenido acceso Confidencial Digital no han pasado por alto que el movimiento del Santander coincide con el aumento de su participación en Repsol, lo que anticipa la dilución de Sacyr en la petrolera, cuya volatilidad obligó a la constructora a blindarse con derivados con el fin de evitar el deterioro de su balance.

Ese escudo tiene próximos vencimientos y la firma de infraestructuras podría empezar a dar carpetazo a su larga trayectoria de 15 años en el capital de Repsol. La participación actual es del 8%, frente al 20% que llegó a controlar, y al cierre de este año podría situarse por debajo del 3%.

Según los analistas consultados, el Santander trata ahora de incentivar la compra de acciones de Sacyr con el objetivo de que la constructora abandone la petrolera con plusvalías después de cinco años sin recomendar esta inversión.

Pese a ello, el banco que preside Ana Botín ha dejado claro desde un principio que la operación en Repsol no es una apuesta corporativa. Ha asegurado a la CNMV que la posición debe atribuirse a “la operativa con clientes que Banco Santander SA realiza en productos derivados y la cobertura de la misma”.

El vídeo del día

Vox dará apoyo “gratis” a Ayuso para “que la izquierda no entre en Gobierno”
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?