Dinero

El Santander elimina la correspondencia en papel para los clientes

Ha comenzado a remitir únicamente en formato digital la información sobre los recibos domiciliados, las incidencias en las cuentas, los productos contratados...

Cliente digital del Banco Santander.
photo_cameraCliente digital del Banco Santander.

El Santander ha dado un paso más en el proceso de digitalización. Ha decidido suprimir el envío de correspondencia postal a sus clientes desde principios de este mes. Las comunicaciones han comenzado a remitirse únicamente en soporte electrónico.

Según ha confirmado Confidencial Digital por fuentes próximas al banco, los usuarios han dejado de recibir correspondencia postal del Santander desde el 1 de diciembre.

La entidad que preside Ana Botín ha informado en las últimas semanas a sus clientes a través de las aplicaciones digitales de esta nueva iniciativa, aunque deja la puerta abierta a que aquellos que lo soliciten de manera proactiva puedan seguir recibiendo este tipo de comunicaciones por la vía tradicional.

Está trasladando por carta a los clientes que sus comunicaciones estarán accesibles durante un plazo de seis años desde su envío, en el apartado “correspondencia” del “buzón” de documentos que encontrará en la parte superior de su posición global, una vez haya entrado en Banca Online o en la App con su usuario y clave de acceso.

Transcurrido ese tiempo podrá solicitar duplicados de los documentos en su oficina. No obstante, si desea seguir recibiendo su correspondencia en papel, puede solicitarlo a través de la Banco Online a APP.

Uno de los argumentos con los que el banco justifica esta medida ante sus clientes es que se trata de un avance en su compromiso de “ser responsables con el medio ambiente, reducir las emisiones de CO2 y reducir el consumo de papel”.

El Santander ya dejó de enviar en junio la correspondencia física a los clientes que tuvieran un contrato de banca digital, que en el lenguaje de la entidad son aquellos que poseen las claves de acceso a la página web o la aplicación móvil.

La medida afectó entonces en torno a unos 500.000 de estos usuarios con contrato digital que reciben correspondencia física. Es decir, en torno al 6% de los clientes del banco en España.

La mayoría de los contratos que la entidad realiza en la actualidad ya se consideran digitales, independientemente de si se han efectuado a través de Internet o desde una sucursal.

BBVA ya tomó la decisión de eliminar la correspondencia física en junio de 2015, aunque continuó remitiéndola a aquellos clientes que comunicaron de forma expresa que querían seguir recibiéndola.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?