Dinero

El Santander recupera protagonismo en Prisa tras la salida de Telefónica

Mantiene la posición de que su paquete “no es estratégico” pero ahora valora más su presencia en el consejo de la empresa editora de El País y la Cadena SER

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, en la junta general ordinaria de accionistas 2022.
photo_camera La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, en la junta general ordinaria de accionistas 2022.

El Banco Santander ha recuperado protagonismo en el Grupo Prisa tras la salida de Telefónica. Pese a que oficialmente mantiene la posición de que su paquete en la multinacional “no es estratégico”, la cúpula de la entidad valora ahora más su presencia en la compañía tras recuperar influencia en El País.

La venta anunciada por Telefónica del 7,076% de su participación en Prisa a Global Alconaba, por más de 34 millones de euros, pilló a una parte del mercado desprevenido ante la rapidez en el cierre de la operación, pero tampoco sorprendió.

Fuentes del mercado apuntaban como motivo principal para la considerable reducción de Telefónica en el capital social de Prisa a las prolongadas desavenencias de la empresa de telecomunicaciones con el consejo de administración del grupo de medios.

La realidad, no obstante, es que al margen del agotamiento frente a los juegos de poder vividos en el seno de Prisa, Telefónica logra con esta venta reducir a prácticamente el mínimo su participación en una empresa que lleva demasiado tiempo desangrándose en Bolsa.

En cambio, en el entorno de Ana Botín no se pasa por alto ahora que, con la salida de Telefónica del capital de Prisa, el Santander recupera influencia en El País. Pese a ello, el banco mantiene que no vería con malos ojos deshacerse de su participación, o al menos una parte, siempre que la oferta se ajustase a un precio acorde a sus intereses.

Botín se quedó sola tras romper con Pallete

Hay que recordar que, seis meses después de ratificar a Monzón en Prisa, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, se desmarcó de la primera ejecutiva del Santander, Ana Botín, y se unió al fondo Amber Capital -primer accionista de la empresa editora de El País y la Cadena SER- para tumbar al hasta entonces presidente Javier Monzón, impulsado por el banco cántabro.

En Telefónica criticaban la gestión de Monzón, al no haber sabido impulsar las transformaciones necesarias en Prisa hasta el punto de dejar terreno para que se presentasen ofertas por los medios de comunicación del grupo que consideraban poco profesionales, como la de Blas Herrero.

Todo sin que Monzón hubiera sido capaz, previamente, según criticaban, de concretar una división de los activos del grupo con reparto de la importante deuda que pudiera permitir nuevas operaciones. La sorprendente oferta de Herrero fue considerada entonces en Telefónica como la gota que colmó el vaso.

En el Santander, por su parte, han venido asegurando que Monzón no estaba en Prisa representando al banco, que tiene un 4% del capital, y que Botín estaba dispuesta a su relevo, pero siempre que se encontrara una alternativa profesional capaz de pilotar una empresa multinacional como Prisa.

 

Mantener a raya a Vivendi

El remplazo de Telefónica por otro accionista español en el capital social de Prisa supone mantener a raya a Vivendi, que no abandona su idea de ampliar su presencia en el sector mediático español.

El administrador único de Global Alconaba es Andrés Varela Entrecanales, un empresario con fuertes lazos con la industria de medios.

Varela es antiguo socio de Imagina Media, el conglomerado empresarial responsable de la fundación de La Sexta, e hijo de Manuel Varela, ex miembro del consejo de administración de Prisa. Su primo, por otro lado, es el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales

El movimiento, asimismo, refuerza el plan estratégico presentado por Prisa para los próximos años que, si bien recibió el beneplácito de los expertos en primera instancia, no logra revitalizar la valoración del grupo.

La cotización de Prisa, que acumula pérdidas del 1,69 por ciento en lo que va de año, y del 32,56 por ciento interanuales, respondió positivamente en las primeras horas tras el anuncio de Telefónica. Con el avance de la sesión, sin embargo, su rebote se moduló, devolviendo el precio de sus títulos a un margen inferior a los 0,6 euros.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes