Dinero

La subida de precios castiga las flores de los cementerios en vísperas del Día de los Difuntos

Los meses de octubre y noviembre supone para algunas floristerías entre el 15 y el 20% de su facturación anual

photo_camera El Día de Todos los Santos los cementerios se visten de flores

Las floristerías y negocios dedicados a este sector se preparan para satisfacer una campaña en la que hay más demanda, menos oferta y una subida de precios generalizada. El Día de Todos los Santos se perfila como una de las grandes fechas para este sector, que este año espera alcanzar niveles prepandemia a pesar del aumento de precios.

Junto con otros días claves en el calendario, como San Valentín y el Día de la Madre, las floristerías se convierten en uno de los negocios que más facturan en estas fechas. Es especialmente crucial para pequeños puestos de los que depende, al menos, un 15% de sus ingresos anuales.

El vicepresidente de la Asociación Española de Floristas (AEFI), Fernando Ríos, explica a ECD que confían en que este año la clientela se movilice más que el anterior. “Desde que comenzó la pandemia, nuestro sector lo ha pasado muy mal”, indica, y aun así aclara que aunque los precios de las flores se hayan disparado “no hemos subido el precio tanto como nos lo han subido a nosotros”.

Una tormenta perfecta

La guerra entre Rusia y Ucrania, la inflación disparada y el desabastecimiento de agua por la sequía han provocado una tormenta perfecta para que a este sector le cueste aun más despegar tras la pandemia. Fernando González reconoce que “nuestro sector es estacional; se trabaja muy bien de abril a octubre, pero el resto de meses suelen ser más complicados”.

La subida de la luz también afecta directamente a esta industria. La mayor parte de flores cortadas se tienen que conservar en cámaras frigoríficas y con el precio de la luz disparado muchos negocios han tenido que echar el cierre.

La mayor parte de negocios dedicados a la venta de flores las obtienen gracias a mayoristas, pero este año, la urgencia es mucho mayor. Desde AEFI recomiendan que los pedidos se soliciten con anticipación dada la menor oferta que hay para cubrir la demanda puntual. “Se nota que no hay tanta disponibilidad de flor como antes”, indica Fernando González.

A pesar de todos los inconvenientes, desde la patronal esperan que esta industria pueda superar esta crisis: "Los floristas son optimistas al presentarse este año un escenario mejor en comparación con la situación tan incierta y atípica del anterior".

La tradición se impone a la novedad

Ante las fiestas de Todos los Santos (1 de noviembre y los Fieles Difuntos (2 de noviembre), los crisantemos están entre las flores más solicitadas en estas fechas “debido a su simbolismo, variedad de colores, durabilidad y resistencia”. También se une el encargo de ramos, centros y coronas.

Las margaritas han aumentado el doble su precio. También los nardos, flores típicas el Día de todos los Santos, se han encarecido. Las rosas, los claveles o las hortensias se mantienen relativamente estables a pesar de ser las flores más cotizadas.

 

En cualquier caso, incertidumbre este próximo 1 de noviembre, porque al contrario de lo que sucede con otras festividades donde las ventas aumentan de forma generalizada, en el día de los difuntos las ventas de este sector dependen de la zona en la que nos encontremos. Menos ventas en grandes capitales y zonas urbanas, y más costumbre y arraigo en zonas rurales.

Gales 0-3 Inglaterra
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Gales eliminada y Bale lesionado
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes