Dinero

Susto de fin de año para once millones de españoles: la luz sube un 2% en diciembre

Las eléctricas soltaron en noviembre demasiada agua y ahora están aplicando una política de contención porque temen un invierno seco

Subida del precio de la luz
photo_cameraSubida del precio de la luz

Cuidado con el uso de estufas eléctricas y otros electrodomésticos durante las fiestas de Navidad. A falta de dos días para que termine el mes, el coste del recibo de la luz va a experimentar una subida en diciembre.

El incremento se va a producir a pesar de los temporales de viento y lluvia que azotaron en algún momento de la semana pasada a buena parte de la Península y Baleares, por el paso de las borrascas ‘Daniel’, ‘Elsa’ y ‘Fabien’.

Esos fenómenos descargaron en algunas zonas de España, en apenas siete días, la lluvia que suele caer en todo el año, con la cantidad más alta en Grazalema (Cádiz), donde se registraron 531,5 litros por metro cuadrado.

La luz sube casi un 2% en diciembre

El recibo de la electricidad de un consumidor medio alcanza los 36,91 euros en lo que va de mes de diciembre. Supone una caída del 14,3% respecto al mismo periodo del año pasado, cuando costó 43,08 euros.

Sin embargo, según el simulador de la factura de la electricidad de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el recibo va a incrementarse en diciembre alrededor de un 2% con respecto a noviembre, puesto que en los primeros días del mes pasado el coste se quedó en los 36,41 euros.

Más caro para 11 millones de españoles

Según los últimos datos disponibles en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), hay 11 millones de hogares que tienen contratada la tarifa regulada, y son los que notarán en sus facturas la subida de precio cuando, en los primeros días de enero, reciban las facturas correspondiente al mes de diciembre.

Los otros 15,5 millones de casas disponen de una tarifa libre, generalmente vinculada a un coste fijo al mes, y por tanto no sufrirán cambios.

Subida tras la fuerte bajada de noviembre

De esta manera, en términos mensuales, el recibo va a volver a subir este mes, tras bajar en noviembre. Antes se produjeron también bajadas en septiembre y agosto. Anteriormente, rompió en julio con dos meses de descensos.

Pero noviembre cerró con la factura más baja de los últimos 19 meses. Desde marzo de 2018, las familias no pagaban cantidades como las que sus compañías eléctricas les remitieron en los recibos del mes pasado.

Fuentes del sector consultadas por ECD explican que una mayor producción de luz procedente de centrales renovables fue lo que provocó la caída de los precios en noviembre.

En aquel momento, según datos de Red Eléctrica Española (REE), un 50,4% de esa producción fue ‘verde’, sobre todo proveniente de las eólicas (34%) y las hidroeléctricas (12%), gracias al mayor viento y a las lluvias acumuladas durante el mes.

Se encarece por el carbón y el gas

Hay que tener en cuenta que el elemento que más influye en el precio mayorista de electricidad en España tiene que ver con la parte de demanda que cubren las centrales térmicas convencionales (de carbón y gas natural).

El recibo es más caro cuanto más carbón y gas se utilice para producir energía eléctrica. En este caso, las compañías tienen mayor margen de maniobra para establecer los precios, al poder repercutir también al usuario los impuestos medioambientales que el Gobierno aplica al uso de estas fuentes de energía.

Por consiguiente, sale más barato al usuario final que las compañías recurran a las centrales hidroeléctricas y eólicas para producir electricidad.

Esto es interpretado por los expertos como “una decisión empresarial”. La mayor o menor aportación de esta importante fuente de producción de electricidad no depende tanto de la meteorología, como sí sucede exclusivamente con el viento, sino de la decisión de las propias eléctricas.

Contención ante una previsión de invierno seco

Desde las grandes compañías, como Iberdrola y Endesa, matizan a ECD estas afirmaciones. Efectivamente, reconocen que están soltando menos agua embalsada que durante el mes de noviembre, cuando la producción de electricidad con energías renovables alcanzó niveles récord.

Pero explican que ahora la previsión de escasez de lluvias no aconseja recurrir en exceso a este recurso, cuando apenas ha comenzado el periodo invernal. Afirman que las restricciones de agua que pudieran sobrevenir en los próximos meses, por la ausencia de precipitaciones importantes, aconsejan una política de contención y prudencia.

Recuerdan que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha avanzado que este invierno será caluroso y seco, tras un otoño que, paradójicamente, fue de media un 50% más lluvioso de lo normal, por la gota fría que dejó en horas el 70% de la lluvia de todo el año (250 litros).

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?