Dinero

El Gobierno ya contabiliza como paro los meses que los trabajadores llevan en ERTE

El Ministerio de Trabajo reconoce la práctica pero asegura que lo solucionará poniendo el contador a cero cuando los afectados pasen a situación de desempleo

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.
photo_cameraLa ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

El futuro de los ERTE, que vencen el 30 de septiembre, se dirime estos días en una negociación que implica al Gobierno y los agentes sociales. El Ministerio de Trabajo ha planteado que la ayuda comience a consumir tiempo de paro. En las próximas convocatorias. Sin embargo, los afectados se han llevado una sorpresa al constatar que el SEPE lleva ya seis meses restando días de desempleo a su prestación.

El documento que el departamento de Yolanda Díaz ha comenzado a discutir con patronal y sindicatos introduce este nuevo criterio que ha provocado señales de alarma en la patronal y los sindicatos.

Recoge la propuesta de terminar con el llamado contador a cero, es decir, el Ejecutivo abre la posibilidad de que el tiempo en ERTE compute para el cobro de otras prestaciones a futuro, de manera que sí se consumiría paro

Ya están consumiendo tiempo de paro

Sin embargo, fuentes de varios despachos laborales, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, advierten de que los trabajadores que están saliendo del ERTE han comenzado a comprobar en sus expedientes registrados en el SEPE que han consumido días de paro, cuando en teoría se garantizó que esto no iba a ser así.

Efectivamente, se estableció que desde el mes de marzo, las prestaciones percibidas durante la suspensión temporal de empleo no computarían para una eventual situación futura de desempleo, en la que el trabajador mantiene intactas las correspondientes prestaciones: así, de producirse un despido, el contador estaría a cero para que se iniciara el cobro del paro. 

Una situación inesperada, por tanto, que ha provocado alarma entre los afectados y un aluvión de consultas urgentes a los servicios públicos de empleo, según confirman a ECD en los despachos laborales consultados. 

El contador se pondrá a cero en el futuro

Confidencial Digital se ha puesto en contacto con fuentes oficiales del Ministerio de Trabajo, que reconocen que se está produciendo esta situación. Argumentan que el ‘contador a cero’ no opera hasta que el trabajador es despedido por la empresa, es decir, que opera “a futuro”.

Confirman que el sistema para incorporar a los empleados en los ERTE por fuerza mayor no se ha cambiado con motivo de la pandemia, y por lo tanto el cálculo se realiza en los sistemas informáticos como si se tratase de un ERTE tradicional

De manera que aseguran que “el contador quedará a cero” cuando la persona solicite en el futuro la prestación en caso de pasar a una situación de desempleo.

Más de 700.000 trabajadores en ERTE

A finales de agosto, quedaba en ERTE uno de cada cuatro trabajadores afectados por un expediente temporal en abril, durante las peores semanas de la pandemia. 

Eso significa que, aunque el grueso de los asalariados ya se ha reincorporado, quedan alrededor de 700.000 trabajadores que no han conseguido volver a la actividad ni siquiera durante la campaña de verano. 

Con el inicio del otoño, comienzan los peores meses para el mercado laboral, que durarán hasta Semana Santa, y muchas empresas serán incapaces de sobrevivir hasta entonces. Si a esta estructura se suma la coyuntura de los rebrotes del Covid, las posibilidades de volver a sus empleos se reducen drásticamente cada semana que pasa.

Una cascada de errores con los ERTE

Los retrasos en el reconocimiento de la prestación, por la avalancha de expedientes que se produjo especialmente a finales de marzo y principios de abril, han provocado que algunos beneficiarios no hayan podido cobrar todavía, seis meses después de su parón profesional.

Además se han producido una cascada de errores como los que se han registrado en los últimos meses.

Personas que no tenían que haber percibido la prestación y han cobrado dinero, otras que no la han recibido y tenían derecho a ella, algunas han cobrado meses completos a pesar de que su ERTE había concluido antes. Hay trabajadores que tenían una cifra asignada inferior a la real y ha habido hasta confusión en los números de cuenta bancaria de los beneficiarios.

Por si esto fuera poco, los trabajadores afectados por un ERTE, con hijos a cargo, se han visto especialmente perjudicados por el caos en los servicios de empleo. No se tuvo en cuenta el número de niños en las familias en el momento de reconocer las prestaciones y tres meses después comenzó a regularizar los pagos.

En el SEPE defienden que el objetivo era, en los momentos más duros de la pandemia, acelerar el reconocimiento de las solicitudes colectivas que presentaban las empresas con la relación de trabajadores afectados por expedientes de suspensión de contratos y reducción de jornada por fuerza mayor, o por causa económica, técnica, organizativa y de producción.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable