Dinero

Trabajo arbitrará un sistema para que las pausas para fumar y tomar café no se descuenten del sueldo

Propondrá a empresas y trabajadores que pacten descontar esas interrupciones del tiempo destinado a la comida para poder disfrutar de descansos a lo largo del día

Pausa para tomar cafe.
photo_cameraPausa para tomar cafe.

La Audiencia Nacional acaba de avalar que las empresas descuenten de la nómina a los trabajadores las pausas para tomar café o fumar, lo que ha provocado una gran revuelo entre los empleados. El Gobierno se ha propuesto regular esta cuestión y estudia ya una propuesta de la patronal que trasladará también en los próximos días a los sindicatos.

Por el momento, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha respaldado que las empresas hagan fichar a sus trabajadores cuando realizan pausas para fumar o tomar café o desayunar, con el objetivo de restar ese tiempo de las horas efectivamente trabajadas. 

En virtud de esa decisión, si no se llega a un acuerdo en las empresas, el empresario podrá aplicar una reducción del sueldo al trabajador.

Acumular todas las pausas diarias en el trabajo

Pues bien. Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas al Gobierno, el Ministerio de Trabajo ha decidido intervenir en un asunto que ha desatado una gran controversia en los últimos días.

A propuesta de la patronal, el Ejecutivo ve con buenos ojos plantear a empresas y a trabajadores que pacten un periodo de tiempo diario en el que se agrupen todas las pausas, y que se excluya del horario de trabajo efectivo.

Se establecería así una fórmula para agrupar los descansos del día dentro de un “tiempo de trabajo no efectivo y por tanto no retribuido ni cotizado”.

Incluir el descanso en el parón para la comida

A modo de ejemplo, las fuentes consultadas por ECD recuerdan que ya existen en la mayoría de las empresas en este momento alrededor de dos horas de parón a mediodía para la comida.

Por tanto, la propuesta que se plantea ahora es que, dentro de esa pausa para el almuerzo, se incluyan también el resto de interrupciones como, por ejemplo, una llamada personal, estirar las piernas, bajar a fumar un cigarrillo, tomar un café...

En la práctica, supondrá descontar tiempo destinado a la comida: el trabajador podrá estar hora y media de almuerzo y la media hora restante podrá utilizarla para sumar todos los parones extras. Lo que se busca es que las empresas no apliquen descuentos en la nómina a los trabajadores por estas pausas distribuidas a lo largo de la jornada.

El Ministerio ve con buenos ojos la propuesta

La propuesta ha sido promovida por la patronal porque permitiría luchar contra el abuso de los descansos en la jornada diaria de trabajo, que supone un importante coste en horas perdidas para las empresas. 

A la vez, la solución convence al Ministerio de Trabajo y a los sindicatos, ya que podrán vender la medida como un gesto de protección a los trabajadores. Con esos acuerdos se conseguirá que las pausas para fumar y tomar café no supongan una merma en la nómina.

Cuestan hasta 3.300 millones a las empresas

El Gobierno tiene en cuenta que las pausas que se toman los trabajadores para el café, para salir a fumar o para navegar por internet y contestar mensajes personales -emails o whatsapp- cuestan a las empresas hasta 3.300 millones de euros, según un informe presentado hace unos meses por Adecco y que coincide ahora con las dudas sobre la medición de los descansos.

Estas prácticas de “presentismo” –definido como “estar presente en el puesto de trabajo pero dedicando el tiempo a asuntos no relacionados con el mismo”- son difíciles de medir, pero la organización ha partido de tres escenarios para realizar el cálculo: que cada empleado pierde cada día 15, 30 o 45 minutos de su jornada en actividades que no son trabajo.

Partiendo de 215 jornadas laborales, la pérdida anual va de 53,8 a 161,3 horas anuales. Con el coste laboral medio de 20,01 euros por hora y teniendo en cuenta que un millón de trabajadores realizan presentismo, según los datos recogidos en 561 encuestas, Adecco calculó que “el coste para la economía nacional oscila, según los supuestos utilizados, entre 1.100 millones -en el escenario de 15 minutos- y 3.300 millones de euros anuales -en el escenario de 45 minutos-”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable