Dinero

Zara, Primark y Mango se enfrentan a una crisis de desabastecimiento por el coronavirus

Disponen como máximo de un mes para encontrar alternativas por el cierre de las fábricas en China y garantizar la llegada a tiempo de las colecciones de otoño-invierno

zara
photo_camerazara

El sector textil español, con grandes compañías como Inditex, Primark o Mango como máximos exponentes, monitorizan estos días con máxima inquietud la evolución de la epidemia del coronavirus. Reconocen que la situación se agravará si la actividad de sus fábricas en China no se estabiliza en menos de un mes.

Hay que recordar que el Gobierno chino ha recomendado a los ciudadanos que permanezcan en sus casas para evitar contagios, lo que ha provocado el cierre de parte de las fábricas que surten a la industria de la moda. Hay plantas que están cerradas completa o parcialmente y por ello se ha ralentizado considerablemente la producción.

La incertidumbre ha llevado a numerosas firmas españolas a elaborar planes de contingencia para el caso de que la parálisis de las factorías chinas se prolongue en el tiempo. El objetivo es que la situación de emergencia y el parón afecten lo mínimo posible a sus marcas y que las tiendas no sufran una crisis de desabastecimiento.

La crisis se agravará en menos de un mes

Fuentes del sector, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, advierten de que, si la paralización de la producción se prolonga otras cuatro semanas, las grandes firmas de moda comenzarán a sufrir una crisis de desabastecimiento.

Todas las empresas de moda tienen fábricas en China. Inditex, por ejemplo, cuenta con más de 1.866 fábricas en el país. La empresa dueña de Zara cuenta allí con 425 proveedores. En cuanto a su competidora H&M, el 45% de sus proveedores son chinos y el 44% de sus fábricas se ubican en este país.

Sólo está garantizada la próxima estación

La gran patronal del sector textil (Acotex) asegura a ECD que no se está produciendo por ahora un problema de desabastecimiento en España.

Explican que la expansión del coronavirus ha coincidido con el Año Nuevo Chino, que habitualmente paraliza las fábricas del país durante tres semanas en enero. Es algo previsto y que obliga a adelantar los pedidos para la colección de primavera-verano al mes de octubre.

Por lo tanto, el abastecimiento para la estación que ahora comienza está prácticamente garantizado. Explican que esas partidas se negocian en octubre y se carga en los barcos para que llegue a Europa en febrero y así se distribuye por los grandes almacenes y se comienza a vender en marzo.

En riesgo la reposición de colecciones fuera de temporada

Sin embargo, pese a que la mayor parte de la colección primavera-verano ya está entregada, la patronal textil asegura que la crisis del coronavirus amenaza en cualquier caso a Inditex por su política de renovar colecciones continuamente -vende 65.000 referencias al año. China es su principal proveedor, con más de 1.800 plantas que trabajan para abastecer las tiendas de Zara, Bershka y Pull&Bear.

Por el momento, Inditex no ha comentado si el cierre de fábricas chinas ha impactado en su abastecimiento.

En el sector textil alertan también de que la situación afectará de forma notable a otras firmas que, como Inditex, lanzan colecciones y modelos nuevos cada pocas semanas. Se citan especialmente los casos de Primark, Mango y H&M, que ya no suelen ofrecer dos grandes colecciones (la de primavera-verano y la de otoño-invierno) como antes.

No obstante, en el caso del gigante Inditex se destaca que la producción está diversificada. El proceso de fabricación se reparte entre doce países y casi el 50% se encuentra en territorios más cercanos, como Marruecos, Portugal, Turquía o la propia España. La compañía puede recurrir incluso al avión para un transporte rápido, aunque también salga más caro.

Peligran los pedidos de la colección de invierno

En cambio, directivos de grandes firmas de moda advierten también a ECD de que la colección de otoño-invierno, que debe estar en las tiendas a principios del próximo verano para su venta al público en los meses siguientes, “sí se encuentra en serio peligro en este momento”.

Destacan que China no sólo es el lugar donde tiene fábricas toda la industria textil, sino que también es un importante proveedor de materia prima para el sector.

Por ello, reconocen que las principales firmas están trasladando parte de la producción de textil que tenían en China a Marruecos y Turquía y recurriendo a suministros adquiridos en Filipinas y Birmania.

Se trata de una colección que debe comenzar a producirse ahora para ser entregada en mayo. De ahí que el control de la epidemia durante el próximo mes sea clave.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable