El Chau-Chau

Conde Pumpido se queda sin una de sus más queridas aspiraciones: presidir el Tribunal Supremo

La renovación del Consejo General del Poder Judicial, pactada por el PSOE y el PP, ha supuesto una gran decepción personal para el Fiscal General del Estado. Cándido Conde Pumpido, que fue magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, tenía como una de sus metas profesionales convertirse en presidente del alto tribunal. Su no inclusión en la lista de miembros del CGPJ consensuada por los dos grandes partidos le deja fuera de esa posibilidad. En los últimos meses, Conde Pumpido se había mantenido en un llamativo segundo plano, que fue interpretado como una táctica para no obstaculizar una posible designación, que ahora no se ha producido.

 

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?