El Chau-Chau

A Revilla le volvieron loco con el teléfono

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, fue, voluntaria o involuntariamente, uno de los personajes más analizados en pasado desfile del 12 de octubre. No sólo por su posición en la tribuna, sentado entre Susana Díaz y Javier Fernández, sino también por el poncho-chubasquero de plástico que se puso (El Confidencial Autonómico explicó la historia). Con esa prenda, Revilla no sólo atrajo la atención de cámaras y fotógrafos, sino también de numerosos periodistas. Tal y como contó el propio presidente cántabro a personas de su entorno, muchos informadores que tienen el número de teléfono de su móvil le ‘frieron’ a mensajes y preguntas durante el desfile y en la posterior recepción de los reyes. La mayoría de los que llamaban creían que, con él, tenían un ‘topo’ en los corrillos del Palacio Real y querían saber de qué se habló. Al parecer Revilla no pudo, o más bien no quiso, contestar.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?