El Chau-Chau

Por qué no había alfombras en el Palacio Real

Los asistentes a la recepción en el Palacio Real con motivo del 12 de octubre se extrañaron de que en esta ocasión la gran escalera de acceso no apareciera adornada con la espléndida alfombra habitual sobre los escalones de mármol. Por si fuera poco, los pasillos tampoco estaban cubiertos, de forma que, en los cambios de estancia, personal de servicio se dedicaba a advertir a los invitados para que no tropezaran con los pequeños escalones entre una y otra, algo que habitualmente se resuelve con alfombras. ¿Por qué no las había el domingo, se preguntaban los invitados? El motivo era la lluvia. Se trataba de no estropearlas por el paso de miles de zapatos mojados.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?