El Chau-Chau

La Comisión Europea no entra al trapo a las preguntas de Puigdemont

Clara Ponsatí, Carles Puigdemont y Toni Comín, en el Parlamento Europeo.
photo_camera Clara Ponsatí, Carles Puigdemont y Toni Comín, en el Parlamento Europeo.

Carles Puigdemont consiguió ser eurodiputado, y desde su escaño en el Parlamento Europeo trata de conseguir algún gesto de las autoridades comunitarias que pueda interpretarse como favorable al independentismo catalán y crítico con España. Su último intento tampoco ha sido efectivo.

Puigdemont y sus ex consejeros Toni Comín y Ponsatí, junto a otros independentistas, preguntaron a la comisaria de Interior por la situación del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) en Ceuta. La comisaria sueca Ylva Johansson terminó su respuesta con una coletilla: “Continuaremos en contacto con las autoridades españolas, apoyándolas en lo que necesiten y monitorizando de cerca la situación”.

Algo similar contestó la comisaria de Competencia a preguntas también de eurodiputados independentistas. Fuentes de la Comisión destacan que esa mención a los estados miembros o las autoridades nacionales se ha convertido en una constante ante las preguntas (cuyo coste de tramitación, por cierto, se estima en 515 euros) que diputados de ERC, Bildu o la antigua Convergència presentan para tratar de pillar a la Comisión en un desliz y conseguir una respuesta lo suficientemente ambigua como para presentarla como un ‘palo’ de la Unión Europea a España. Pero por el momento la Comisión se mantiene en su postura de respaldar a España y expresar su respeto y no injerencia hacia cuestiones políticas internas, como las tensiones independentistas en Cataluña.

El vídeo del día

Vacuna de CureVac incumple objetivo de efectividad en resultados preliminares
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?