El Chau-Chau

Pedro Sánchez no pudo “jugar al despiste” en su llegada a La Mareta

Muros elevados en la residencia de La Mareta. Foto: Crónicas de Lanzarote.
photo_camera Muros elevados en la residencia de La Mareta. Foto: Crónicas de Lanzarote.

Moncloa decidió “jugar al despiste”, por el sistema de no concretar con demasiada exactitud los pasos de Pedro Sánchez en cada momento durante estas vacaciones. Se ha buscado que la imagen del presidente sufra el menor desgaste en sus días de descanso, en un momento en el que la popularidad de Sánchez se encuentra en horas bajas, hasta el punto de que ha llegado a ser fuertemente abucheado en alguno de sus últimos desplazamientos por España. La situación es delicada, y los ciudadanos toleran muy mal en estos momentos cualquier exceso. Por ello, se trata de sortear posibles protestas, escraches y abucheos por parte de ciudadanos, por la vía de no facilitar información sobre cuándo llega a un destino y cuándo se va. El despliegue de estas jornadas de vacaciones no se ha improvisado. Ha sido calculado al milímetro por su equipo en Moncloa.

Sin embargo, Pedro Sánchez no ha podido esquivar a una decena de periodistas que hacían guardia desde el martes por la noche a la puerta de la residencia de La Mareta en Lanzarote. Contaban con que la llegada del presidente, tras el último Consejo de Ministros y el despacho con el rey en Palma, era cuestión de horas. Así, lograron en la mañana de este miércoles captar las imágenes de la entrada de los coches oficiales en La Mareta, donde todo indica que viajaba Pedro Sánchez y su familia. Eso sí: Moncloa no ha confirmado todavía que el presidente se encuentra en Lanzarote. Es la tercera vez que Sánchez elige La Mareta para pasar sus vacaciones. La primera ocasión fue en las navidades de 2019 y luego repitió en agosto del pasado año.

Terremoto de cerca de 6 grados golpea Creta

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable