El Chau-Chau

Sorpresa en Moncloa con la “invisible” Reyes Maroto

Manifestantes con las manos alzadas ante la policía que han intervenido durante los disturbios producidos por los estudiantes que se han manifestado en apoyo al sector del metal en Cádiz.
photo_camera Manifestantes con las manos alzadas ante la policía que han intervenido durante los disturbios producidos por los estudiantes que se han manifestado en apoyo al sector del metal en Cádiz.

Los barones del PSOE han alertado en los últimos días a Pedro Sánchez de que se le acaba el tiempo para evitar un estallido social en España. Han advertido a Moncloa de que las protestas que se extienden ya por todo el país todavía son controlables: son sectoriales y existe margen de negociación. Presidencia ha venido relativizando por ahora el alcance del malestar social. Asegura que las movilizaciones son fruto de “una coyuntura” –crisis energética sumada a la de suministros- desdeñando así “la posibilidad de unas movilizaciones generalizadas por una desafección ciudadana contra el Gobierno”.

Pese a ello, desde las comunidades socialistas se había reclamado a Moncloa que monitorizase a quienes protestan y que los ministros se desplegasen cuanto antes por todo el país para intentar “seducir” a los colectivos descontentos. Están convencidos de que en la parte que le pueda corresponder al Gobierno, y tenga capacidad de acción, deben producirse acuerdos urgentes porque hay margen para el diálogo y la solución. Dicho y hecho. La titular de Industria, Reyes Maroto, se ha volcado en la mediación entre la patronal y los sindicatos del metal en Cádiz. Una de las protestas más calientes de los últimos días. En Presidencia admitían que en los conflictos netamente laborales y, esencialmente, salariales, como es el caso del sector del metal, apenas existía margen de maniobra para las administraciones. En cambio, la ministra Maroto ha sorprendido al equipo de Pedro Sánchez con sus gestiones discretas para contribuir al acuerdo. La conocen como la “invisible”, pero aseguran que siempre aparece en los momentos clave para resolver este tipo de conflictos entre empresas y trabajadores de la industria.

 

Sánchez anuncia 400 millones de inversión para Egipto

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?