El Chivato

Anna Gabriel, vecina de la infanta Cristina

Anna Gabriel, en una imagen de archivo.
photo_cameraAnna Gabriel, en una imagen de archivo.

A mediados del pasado mes de febrero, la ex diputada de la CUP Anna Gabriel decidió seguir los pasos de Carles Puigdemont y otros ex consejeros, y marcharse de España antes de comparecer ante los jueces que investigan la fallida intentona de llevar a efecto la independencia de Cataluña.

Anna Gabriel en realidad sólo está imputada por desobediencia en el Tribunal Supremo, por lo que no se enfrenta a pena de cárcel. Pese a ello, abandonó el país como “exiliada” a Suiza para denunciar “la persecución del Estado español”.

Desde entonces Gabriel reside en Ginebra, donde ha intentado (por ahora sin éxito) conseguir un trabajo dando clases en la universidad. Ese era su plan para poder ganarse un sustento, una vez que ya no es diputada y no recibe sueldo público.

Pese a las estreches económicas, la ex dirigente de la CUP vive en una de las zonas de la ciudad suiza donde más cuenta el alquiler. Según le cuentan a El Chivato personas que conocen el lugar concreto donde se ha instalado, Anna Gabriel reside actualmente bastante cerca de otra española muy conocida y residente en Ginebra: Cristina de Borbón y Grecia.

La infanta, Iñaki Urdangarin y sus cuatro hijos se mudaron en 2013 a Ginebra y se instalaron en un palacete de la Rue des Granges, entre la universidad y el río Ródano.

En torno a esa zona del barrio de Florisant residiría ahora Anna Gabriel, dirigente de una formación política, la CUP, radicalmente antimonárquica. El Chivato se ha puesto en contacto con la plataforma “Free Anna Gabriel” para recabar más detalles sobre su domicilio temporal en Ginebra, pero nadie ha ofrecido una respuesta.

Algunas fuentes aseguran que el alquiler de un piso pequeño puede alcanzar allí hasta los 5.000 euros al mes. La CUP mantiene una “caja de resistencia” para costear la estancia a Anna Gabriel, y se nutre del dinero que recauda de sus simpatizantes en conciertos y otros eventos de “solidaridad” con esta ex diputada.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable