El Chivato

La amarga queja de Esther Koplowitz a Goirigolzarri y Francisco González

La empresaria Esther Koplowitz.
photo_camera La empresaria Esther Koplowitz.

No están siendo meses fáciles para Esther Koplowitz, la dueña del 50,02% de FCC a través de su empresa B-1998. Tras conseguir refinanciar la abultada deuda de la constructora, la empresaria trabaja ahora en un nuevo pacto con BBVA y Bankia sobre los 1.100 millones de euros que debe su patrimonial, B-1998, de la que controla el 90%.

Francisco González, presidente del BBVA, y José Ignacio Goirigolzarri, responsable de Bankia, que monopolizan esa deuda, están mostrándose a su juicio muy duros en las negociaciones de esa refinanciación, algo que trae de cabeza a la empresaria.

Tan severos se están mostrando que, según le cuentan a este Chivato, Koplowitz les hizo llegar en abril a los dos presidentes un mensaje escrito en el que se queja de que aceptar las condiciones impuestas por los bancos “provocaría una serie de consecuencias graves que amenazan inevitablemente la viabilidad de las sociedades de control” de FCC.

Koplowitz insiste: “Los términos que nos han propuesto los bancos acreedores no permiten, en absoluto, la entrada de un nuevo inversor –con el objetivo único de participar en una posible ampliación de capital de FCC- y no permiten garantizar el mantenimiento de control” de la constructora por parte de la familia.

La dueña de FCC se queja incluso de que González y Goirigolzarri no hayan querido ni siquiera sentarse a negociar. “Al no haber podido conseguir, pese a nuestras peticiones repetidas una y otra vez, que los bancos acreedores acepten sentarse en la mesa de negociación, hemos pedido a Juan Béjar” que convoque una reunión con “el fin de que todos entiendan esta situación de bloqueo e invitarlas a ponerse de acuerdo”.

Por último, Koplowitz invoca de nuevo a todas las partes a sentarse a negociar “un acuerdo equilibrado que tenga en cuenta las demandas legítimas de cada uno”. Para ello, hace una propuesta de negociación que deja en papel mojado el Term Sheet firmado en noviembre de 2013 y que caducó el 1 de marzo de 2014 sin acuerdo.

Esa nueva propuesta pasa por un periodo de cadencia de hasta 2016 con el primer pago de la amortización seis meses después, o un “derecho de ejecución parcial de su prenda” a los bancos. Todo sigue en el aire.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?