El Chivato

El Gobierno empieza con mal pie con el Constitucional

El domingo, los medios de comunicación se hicieron eco de la propuesta que la ministra de Administraciones Públicas, Meritxell Batet, hizo al president de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra.

El ofrecimiento contempla legalizar aquellos artículos del Estatut que el Tribunal Constitucional declaró ilegales en 2010, un hito que muchos analistas políticos consideran el inicio del procés y que ha conducido a Cataluña hasta el referéndum de independencia del pasado 1 de octubre.

En efecto, el Estatut de 2006, votado por menos de la mitad de los catalanes, establece que Cataluña es una nación y excluye el castellano como lengua propia. Esto último fue calificado de inconstitucional por el TC, desatando la indignación de los nacionalistas.

La oferta de Batet llega en la antesala del final del artículo 155 en Cataluña y una vez el PP ha abandonado el Gobierno, dando paso al PSOE de Pedro Sánchez. La estrategia de la nueva Moncloa es priorizar el diálogo y el entendimiento con la Generalitat, para lo que Batet será clave desde el Ministerio.

Pues bien. Según ha escuchado El Chivato, la oferta que la ministra ha lanzado a Torra ha causado “asombro” en el propio Tribunal Constitucional. Por lo pronto, los magistrados se enteraron “por la prensa” de la decisión del Gobierno. No se les avisó del importante anuncio que se iba a hacer, como demostración de la “voluntad de entendimiento” que existe con la Generalitat.

Desde el propio Tribunal se deja entrever que no se trata de un buen comienzo para el equipo de Sánchez. Y hay que tener en cuenta que el apoyo del TC resultará clave en la relación del Gobierno con los independentistas, como se ha demostrado en la gestión de Rajoy de la crisis catalana.

Por eso, en el Alto tribunal se asegura que el Gobierno Sánchez ha empezado con mal pie con el Constitucional. Algo que, a la larga, le puede pasar factura.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo