El Chivato

La Guardia Civil alucina con Iberpistas

Imagen del colapso en la AP-6.
photo_cameraImagen del colapso en la AP-6.

El pasado domingo, apenas horas después de que miles de vehículos quedaran atrapados en la AP-6 a consecuencia del temporal de nieve, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció la apertura de un expediente informativo a Iberpistas, la filial de Abertis concesionaria de la citada vía.

La respuesta de la empresa no se hizo esperar. A través de un comunicado, explicó que el operativo se inició a partir del momento de activación de la alerta meteorológica, “llevándose a cabo todos los protocolos de adecuación de la vía y de disposición de los vehículos quitanieves y de rescate”. Además, “se liberó el paso por el peaje para facilitar la circulación de los vehículos de la vía”.

Pues bien. Según ha podido confirmar El Chivato, esa versión de lo ocurrido no ha convencido, ni mucho menos, a mandos de la Guardia Civil que han seguido con atención el colapso producido en las carreteras durante el último fin de semana.

Desde el Instituto Armado explican que desde primera hora de la mañana del sábado, “compañeros de las comandancias” fueron advertidos del temporal de nieve que se avecinaba y recibieron instrucciones precisas para desplazarse a “puertos de montaña y pueblos” e impedir el paso a los conductores que querían acceder a las carreteras más vulnerables.

Esa información meteorológica transmitida a las diferentes comandancias también llegó a las concesionarias de las autopistas. Así las cosas, explican, “lo único que tenía que haber hecho Iberpistas era mantener cerrados los accesos a su carretera de peaje”.

Los mandos de la Guardia Civil contactados por este diario están perplejos. Acusan a la empresa de no haber actuado con criterio y escudarse en la falta de órdenes concretas para adoptar una postura que era de recibo. “Es alucinante”, añaden, teniendo en cuenta el temporal de nieve que se avecinaba y las posibles consecuencias.

Desde las comandancias, se recuerda, “se tomó la decisión de cortar todos los accesos que fueran necesarios para evitar el colapso”. Una iniciativa que fue determinante para evitar males mayores. Los trabajadores de la concesionaria, insisten desde el Instituto Armado, “solo tenían que apretar el botón de cierre. Pero no lo hicieron”.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo