El Chivato

Interrogatorios a guardias civiles tras la publicación de “Las tribulaciones de un guardia civil en Cataluña por exigir el castellano”

Acto de la Guardia Civil en Cataluña.
photo_cameraActo de la Guardia Civil en Cataluña.

El pasado 27 de febrero El Chivato describió las tribulaciones que había padecido un agente de la guardia civil en Cataluña que no hablaba catalán y quería acudir a diario al gimnasio para hacer deporte.

Exigir que las clases se dieran en castellano para poder seguirlas con normalidad le acarreó serios problemas en el recinto con los monitores, que se negaron a hacerlo. Tras la pertinente denuncia comenzaron los problemas con los propios Mossos d’Escuadra, que no hicieron nada para remediarlo.

Unas semanas después, a primeros de marzo, el diario El Mundo se hizo eco de la noticia en su edición catalana. La policía autonómica respondió públicamente, negando cualquier tipo de negligencia en la gestión de esa denuncia.

En el gimnasio al que se hacía referencia todo sigue igual. No hay opción de recibir clases en castellano. Y las hojas de reclamación sólo están disponibles en catalán. El local está situado en Martorell, localidad de la que es alcalde el también presidente de la Diputación de Barcelona, el ‘convergente’ Salvador Esteve.

Sin embargo, según ha podido saber ahora El Chivato, los guardias civiles han tenido que responder ante sus jefes por este caso.

En efecto, los superiores de los agentes han iniciado una serie de interrogatorios entre los miembros del cuerpo en la ciudad para averiguar quién ha filtrado la noticia a los medios de comunicación.

El motivo que esgrimen es que, al tratarse de una institución de naturaleza militar, los agentes de la benemérita tienen prohibido hacer declaraciones públicas y emitir quejas.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable