El Chivato

El capitán de la Legión que le partió las narices al árbitro Andújar Oliver

Los árbitros de la Liga de fútbol acumulan varias jornadas en el ojo del huracán. Sus polémicas decisiones en partidos como el Barcelona-Sevilla, el Elche-Real Madrid o el Betis-Villarreal han provocado numerosas críticas hacia el colectivo, uno de los más castigados.

En medio de esta pelotera, hay quien recuerda estos días un suceso que tuvo como protagonista el popular árbitro Juan Andújar Oliver, un habitual en el diario Marca comentando la moviola de la jornada y ex colaborador de LaSexta, la Cadena Cope, Onda Cero

Según le cuentan a El Chivato, el colegiado almeriense sufrió una agresión insólita durante sus primeros años como árbitro. En la década de los 70, pitaba en Tercera División, categoría en la que le fue asignado el partido Ceuta – Orihuela.

El partido discurría apaciblemente cuando, antes del final de la primera mitad, señaló lo que el propio Andújar define como un “claro penalti” en contra del Ceuta, que a la postre significó el 0 – 1 del Orihuela.

Durante el descanso, un directivo del Ceuta entró con violencia en la caseta del árbitro y, sin mediar palabra, le arreó un puñetazo en la nariz al colegiado. La escena adquirió tintes tragicómicos, cuando sus jueces de línea comenzaron a aporrear con los banderines al agresor mientras él permanecía dolorido en el suelo.

Pues bien. El directivo resultó ser un capitán de la Legión, al que Andújar Oliver denunció en comisaría al finalizar el encuentro. Una vez completado el trámite, el árbitro y sus ayudantes se marcharon a un hotel de Ceuta para pasar la noche antes de embarcar rumbo a Algeciras.

La historia no acabó ahí. Horas después, la Policía ceutí se personó en el hotel de Andújar instándoles a que les acompañaran a comisaría. El colegiado narra que, tras dos horas en la sala de espera, le permitieron marcharse sin darle más explicaciones.

A lo largo de la noche, los agentes fueron a por Andújar dos veces más. A la tercera visita a comisaría, el árbitro asegura que el inspector le espetó: “Si retiras la denuncia al legionario, no te volveremos a molestar”.

Andújar Oliver, que estaba “deseando que llegara la hora de llegar a Algeciras”, aceptó el “chantaje” –así lo califica él mismo-, la Policía rompió la denuncia delante de él y lo dejaron marchar definitivamente.

 

El árbitro almeriense ha recogido este sucedido en el libro ‘Las mejores anécdotas de árbitros’, escrito por Luis Miguel González y publicado por La Esfera de los Libros.

Suecia y Finlandia se convierten en miembros de la OTAN

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?