El Chivato

Mariano Rajoy y Viri Fernández echan el cierre a su ‘problemática’ casa de Sanxenxo

Mariano Rajoy y su mujer, Elvira Fernández, disponen de un modesto apartamento en la localidad gallega de Sanxenxo. Una pequeña vivienda ubicada en primera línea de playa que el presidente del Gobierno solía ocupar en vacaciones junto a sus dos hijos. Era su lugar favorito.

Sin embargo, desde que llegó a La Moncloa, Rajoy y su familia no han podido alojarse en este apartamento por motivos de seguridad. Los servicios de protección del jefe del Ejecutivo le recomendaron que optara por una vivienda menos expuesta, más cómoda y adaptada a sus necesidades.

Por este motivo, Rajoy, su esposa y sus hijos, decidieron ocupar en los dos últimos veranos lugares alejados de núcleos urbanos. En 2012 optó por alojarse en la casa de su hermano Quique y este verano ha elegido una casa rural en Ribadumia. En ambas, los servicios de seguridad han podido desarrollar su trabajo con mayores garantías.

Pues bien, según le cuentan ahora a El Chivato personas de su entorno, Rajoy ha tomado la decisión de echar el cierre de manera temporal a su pequeño apartamento de Sanxenxo. La familia ha decidido no volver a pernoctar allí al menos hasta que el gallego abandone el Palacio de la Moncloa.

Alguna persona cercana a la familia especula, incluso, con que los Rajoy Fernández opten por no volver a abrir de nuevo su vivienda en los próximos seis años (dos legislaturas y media).

El motivo de esta decisión es triple:

-- Por un lado, los escoltas de Moncloa le han solicitado que se trata de una vivienda complicada para realizar con garantías su trabajo.

-- Por otro lado, los vecinos del inmueble ya expresaron sus quejas ante los problemas de seguridad que sufrían con motivo de una simple visita del matrimonio: no les permitían aparcar en las proximidades, a todas sus visitas se les solicitaba la documentación… Se sentían realmente incómodos.

-- A esto hay que sumar las concentraciones y protestas en los alrededores de afectados por las Preferentes, que ya en la Navidad de 2012 se concentraron junto al inmueble.

Lo que es seguro es que la vivienda de Mariano Rajoy y Elvira Fernández permanecerá cerrada a cal y canto y con las persianas bajadas durante varios años.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?