El Chivato

La Razón investigó si la sangre en la cara de la chica herida en las protestas mineras era salsa de tomate

Contexto: Primeros días de julio. Protestas de los mineros que han llegado a Madrid tras varios días de viaje a pie. El ambiente se caldea. Se suceden los altercados violentos entre manifestantes y Policía por el centro de la ciudad y la arteria principal: el Paseo de la Castellana.

De pronto, una mujer aparece con el rostro ensangrentado. Los fotógrafos disparan sus cámaras. La imagen es impactante y comienza a circular por las redacciones. Los digitales se apresuran a difundirla a través de Internet. Entonces, alguien se hace una pregunta: aquello ¿es sangre en realidad?

En la imagen –puede verla aquí en la fotogalería que publicó el diario El País- se puede ver a una mujer que ha sido detenida por los ‘antidisturbios’ de la Policía y que lleva una herida en la cabeza. Se cubre el cuello con una especie de pañuelo palestino. Un líquido rojo le chorrea por el pelo y le cae por la cara.

Le cuentan a El Chivato que los máximos responsables de La Razón fueron los que se hicieron esa pregunta: no tenían claro que aquel líquido fuera en realidad sangre humana. Los directivos del periódico pusieron en marcha una investigación para comprobar qué tipo de sustancia era.

-- “¿Puedes demostrarme que lo que baja por la cara de la chica de la foto no es sangre, sino salsa de tomate?”, le pidió un responsable de la redacción a un periodista.

Algún directivo, incluso, llegó a insistir “durante toda la tarde”, para que los profesionales intentaran corroborar con expertos que aquello era ‘kétchup’ derramado a propósito por la cara para simular una agresión.

La investigación, confirman fuentes directivas, se llevó a término pero nadie pudo acreditar un fraude. Todos los consultados confirmaron que, efectivamente, lo que había en el rostro de la mujer era sangre.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?