El Chivato

Y ahora todos sabían lo de Cifuentes

Cifuentes, ante el Comité Ejecutivo del PP de Madrid.
photo_cameraCifuentes, ante el Comité Ejecutivo del PP de Madrid.

El vídeo del hurto de unos botes de crema en un supermercado, publicado por OK Diario, ha acabado por hundir la imagen de Cristina Cifuentes y por adelantar su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid, que presentó la misma mañana en que se conoció la noticia.

Tal y como se contó en estas páginas, Cifuentes había recibido el mensaje de que la difusión de ese vídeo -tras la polémica del máster de la Universidad Rey Juan Carlos- era sólo el primer episodio en de un serial de revelaciones que saldrían a la luz para “humillarla” con nuevos casos de su pasado que la relacionan con supuestos robos.

Estos días varios medios han desvelado que un dossier con esas informaciones circulaba desde hacía años por diferentes redacciones. Quienes trataban de acabar con la carrera de Cifuentes ofrecieron esas informaciones a numerosos medios de comunicación, pero sólo en su momento El Español publicó que se estaba impulsando una campaña, a través de detectives privados, para hundir la imagen de la presidenta madrileña.

La propia Cifuentes ha reconocido que a ella le intentaron chantajear ya con ese vídeo y lo denunció a la Policía.

Según ha podido saber El Chivato, coincidiendo con la difusión del caso de las cremas en el supermercado junto a la Asamblea de Madrid, dentro del PP admiten ahora que estas informaciones eran un secreto a voces en el partido.

El coordinador general, Fernando Martínez-Maíllo, ha dicho todo lo contrario. Ha asegurado que la dirección del PP no conocía ese episodio polémico de la vida de Cristina Cifuentes. Sin embargo, miembros del Partido Popular de Madrid son tajantes: “esto ya lo sabíamos todos”. Y lo explican.

En actos y reuniones en la sede de la calle Génova de Madrid -donde se encuentran tanto la dirección nacional como la regional- se comentaban desde hace años los problemas de Cristina Cifuentes por denuncias de robos y sustracciones. Estaba en boca incluso de personas cercanas a la ex presidenta.

La información circuló con profusión, más allá de los miembros de las cúpulas nacional y regional, hasta otros cargos intermedios del PP. Sin embargo, nadie llegó a ver el vídeo que ha terminado haciendo público OK Diario, ni tampoco había ninguna otra prueba que permitiera a alguien dentro del PP pasar del comentario en privado a presentar una queja formal en los órganos internos del partido para frenar la carrera política de Cifuentes.

Lo curioso es que muchos de estos miembros del Partido Popular que conocían los hechos polémicos sobre el pasado de Cristina Cifuentes la respaldaron en su ascenso político: cuando fue nombrada candidata a la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas de 2015 y cuando fue elegida como presidenta del PP regional en marzo de 2017.

Otros fueron más discretos y se pusieron de perfil, pero sin llegar a oponerse a Cifuentes. Y desde luego, sin avisar internamente de que esas denuncias de robos la inhabilitaban como líder política.

“Sabíamos que era una bomba de relojería que podía estallar en cualquier momento, pero no podíamos hacer nada”, reflexionan ahora en privado algunos de estos dirigentes populares. Lamentan que ese silencio tácito que se extendió en el PP sobre Cristina Cifuentes les haya provocado una grave crisis política a un año de las elecciones autonómicas de 2019.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo