El Chivato

A la Armada le da ‘mal fario’ el submarino S-80

Prototipo del submarino S-80.
photo_cameraPrototipo del submarino S-80.

Entre los miembros de la Armada cunde un cierto desasosiego por el futuro del famoso submarino S-80. Y es que el proyecto, dicen, acumula una serie de errores que está lastrando el ánimo de algunas dotaciones. 

Tras las numerosas noticias publicadas en la prensa sobre los sobrecostes que acumula, los retrasos en los plazos marcados y, sobre todo, los graves problemas del diseño inicial, entre los marineros corre la voz de que no les gustaría acabar destinados en el primer submarino porque está “gafado”

Ciertamente la historia del proyecto de Navantia está llena de infortunios y grandes errores de cálculo. De los problemas iniciales en el diseño se llegó a un submarino que pesaba más de lo estipulado y se sumergía sin posibilidad de ascender de nuevo. 

Para solventar el problema, hubo que alargar el casco 10 metros con un presupuesto de 8 millones de euros por metro. Con esos, y otros fallos significativos, el presupuesto del proyecto, que era de 2.135 millones de euros, se sitúa en estos momentos en casi el doble

Eso ha provocado que el coste por unidad sea de cerca de 1.000 millones de euros, lo que lo hace demasiado caro para competir en el mercado internacional. 

Otro de los grandes problemas del submarino radica en sus motores. El pionero sistema de propulsión AIP, una combinación de los sistemas diésel y eléctricos de gran autonomía y consumo menor, no llegará en plazo para las dos primeras unidades del S-80. 

El último escándalo, esta vez con repercusiones a nivel internacional, ha sido la ampliación de los muelles y las fosas de atraque de la base de Cartagena, en Murcia, debido a que el submarino no entraba por el aumento de su eslora. Las obras para arreglar el problema costarán 16 millones de euros.

Por todo lo anterior, los marinos del arma submarina, llevados por la ‘tradicional superstición’ de los hombres de mar, aseguran ahora que “lo que mal empieza mal acaba”, y que debido a los numerosos fallos del primer modelo, el S-81, su historia no llegará “a buen puerto”. El primer modelo está previsto que sea entregado en 2022.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?