El Chivato

Policías avergonzados en La Junquera: “Ellos usando gas pimienta, y nosotros nada”

CDR
photo_cameraCDR

El pasado martes, el anuncio de un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos desvió el foco mediático de una situación, más que delicada, que tuvo lugar en la frontera entre España y Francia, concretamente en La Junquera.

Cerca de dos mil manifestantes secundaron la convocatoria de Tsunami Democràtic para cortar la autopista AP-7 a los dos lados de la frontera, aunque la primera gran concentración se produjo ya en territorio francés.

Esta circunstancia provocó un colapso en la vía de entrada a España, además de un enfado considerable de las autoridades galas. En Francia no daban crédito a la pasividad de la policía española, que no impidió el paso de aquellos que querían bloquear una de las principales arterias de la zona, que une a ambos países.

La reacción de la gendarmería francesa, sin embargo, no se hizo esperar. Minutos después de las 9 y media de la mañana, y después de lanzar varias advertencias, los agentes empezaron a cargar contra los manifestantes para desalojarlos y volver a restablecer el orden en la autopista.

Ante la resistencia de los independentistas, que pretendían tener bloqueado el paso durante tres días, los gendarmes no dudaron en usar esprays de gas pimienta. Un movimiento que resultó de gran efectividad, ya que la concentración se disolvió en pocos minutos.

Los radicales, eso sí, se pasaron al lado español, donde pusieron en apuros a la Policía Nacional y a los Mossos d’Esquadra, que no impidieron las sentadas a la espera de órdenes.

Según reconocen a El Chivato agentes desplegados en la AP-7, “nuestra reacción, en comparación con la gendarmería francesa, ha sido algo vergonzoso”.

Efectivamente, solo unos cuantos agentes de los antidisturbios del Cuerpo Nacional, y de la Brimo de los Mossos recibieron órdenes precisas de actuar, lo que facilitó que se desbloqueara apenas un sector de la carretera. Se detuvo a una persona, por los 18 radicales que inmovilizaron los franceses.

Los policías españoles se quejan abochornados. “Nosotros esperábamos órdenes y luego nos agredían. Actuamos tarde cuando ellos reaccionaron enseguida. Y, mientras en Francia usaban gas pimienta, nosotros no teníamos más que el material de siempre”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?