El Chivato

La consellera que mete prisa a la ministra

La ministra de Justicia, Dolores Delgado.
photo_cameraLa ministra de Justicia, Dolores Delgado.

El miércoles fue un día agitado para la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Por la mañana, mantuvo la reunión habitual con su gabinete, a las 13:00 horas asistió a la toma de posesión de la abogada general del Estado, Consuelo Castro.

Tras un breve almuerzo, se reunió a las 17:00 con la consellera de Justicia catalana, Ester Capella, y a las 19:30 acudió al centro de estudios Garrigues para asistir a la entrega de premios Jóvenes Juristas.

El encuentro con Capella lo había solicitado la Generalitat pocos días después de que Pedro Sánchez llegara a La Moncloa. El Govern pidió una reunión entre ambas titulares de Justicia para transmitir los objetivos de Cataluña en esta materia y coordinarse con el Ministerio para negociarlos y alcanzarlos.

Los puntos que Capella quiso tratar fueron: la situación de la oficina judicial catalana, el estado del sistema de gestión procesal e-justícia y la posible colaboración de la Generalitat con el Ministerio en la aplicación de la ley de memoria histórica. Para ello, se ha propuesto la creación de un censo de víctimas y un banco de ADN que identifique a los cadáveres enterrados en fosas comunes.

Por último, se pidió información sobre los 16 recursos que el Gobierno interpuso en su día contra varias leyes catalanas, dos de los cuales se están negociando en la comisión bilateral que preside Meritxell Batet.

Con estas peticiones, los miembros del gabinete de Delgado se dispusieron a elaborar el orden del día de la reunión. Sin embargo, al punto de la mañana se llevaron una sorpresa.

Según ha escuchado El Chivato, el equipo de Capella transmitió un mensaje a los colaboradores de Delgado. El siguiente: la consellera tenía previsto tomar el AVE de las 19:30; no debían introducir demasiados asuntos extraordinarios para evitar que la reunión pasara de una hora o una hora y media.

A media mañana, en el Ministerio se seguían haciendo malabarismos con el horario para cuadrar todos los temas solicitados por Capella y los que le interesaban a la ministra. Y todo ello, contando con que el tren de la consellera salía puntual, rumbo a Barcelona, a las 19:30 y por lo tanto, había que correr.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?