El Chivato

El desaliño matutino de Manuela Carmena

Manuela Carmena renunció al coche oficial nada más ser nombrada alcaldesa de Madrid: “Iré a trabajar en transporte público”, anunció en la rueda de prensa posterior a su investidura.

La dirigente prefiere desplazarse en Metro o en autobús, como ha hecho siempre: “Me encantan. Además, siempre hay una parte que haces andando, así que puedes ir viendo las tiendas de la calle. Ir en el coche me parece aburrido”, señaló en otra entrevista reciente.

El Chivato ha podido confirmar que la actitud de la alcaldesa no ha cambiado: sigue procediendo igual. Este lunes se le vio durante el trayecto hacia el Ayuntamiento. Eran casi las ocho de la mañana, hora punta en el centro de Madrid. La alcaldesa se disponía a concluir su caminata por el Paseo de Recoletos, a medio camino entre la plaza de Colón y la de Cibeles, donde se encuentra su despacho.

Una de las cosas que llamó la atención de los viandantes que iba cruzándose a su paso es el desaliño matutino de Carmena. No pasaba inadvertido. Muchos se miraban extrañados, con cierto disimulo, perplejos por la indumentaria elegida: unas zapatillas de ‘running’ y unos pantalones de lunares.

El Chivato pudo escuchar los comentarios de algunos ciudadanos que presenciaron la escena. Unos comentaban: “¡Qué informal la alcaldesa!”. Otros, con más sorna, destacaron lo “poco conjuntada” que iba.

 

Una nueva boca del volcán de La Palma genera una colada que arrasa el cementerio de Las Manchas

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?