El Chivato

Una diplomática recibe el despacho del rey que la tuvo en brazos cuando era niña

Felipe VI entrega el despacho de la Escuela Diplomática a Sonsoles Ballesteros-Vexenat.
photo_cameraFelipe VI entrega el despacho de la Escuela Diplomática a Sonsoles Ballesteros-Vexenat.

La entrega de despachos a los nuevos miembros de la carrera diplomática es uno de los actos que tradicionalmente preside el rey año tras año. De forma similar a lo que ocurre en las academias militares, el jefe del Estado les entrega esos “despachos” como símbolo del comienzo de su etapa de servicio a España, en este caso en el servicio exterior.

El Chivato ha podido conocer una historia personal que hizo que la última entrega de despachos en la Escuela Diplomática se convirtiera en un reencuentro de Felipe VI con uno de los nuevos secretarios de embajadas 29 años después.

La protagonista de la historia es Sonsoles Ballesteros-Vexenat. Procede de una familia de larga tradición de diplomáticos. Su padre, Ángel Manuel Ballesteros García, tuvo entre otros destinos el consulado de España en la ciudad argentina de Córdoba.

Ballesteros era allí cónsul durante la primera visita del entonces príncipe de Asturias a Argentina. Corría 1991, y una de las ciudades por las que pasó don Felipe fue Córdoba. El heredero acudió a la residencia del cónsul, si bien no llegó a pernoctar por motivos de seguridad y regresó por la noche a Buenos Aires.

Pero Ángel Ballesteros tuvo tiempo de presentar al príncipe a su familia. La mujer del cónsul le pidió a don Felipe si podía hacerle una foto con su hija, un bebé que había nacido muy poco antes.

Don Felipe aceptó encantado y cogió en brazos al bebé. Los padres hicieron varias fotos como recuerdo de la visita del príncipe de Asturias.

Pasados los años la niña, como otros dos hijos del cónsul Ángel Ballesteros, decidió seguir la tradición familiar e ingresar en la carrera diplomática. Cuando acabó su formación en la Escuela Diplomática, y se acercaba el acto de entrega de despachos que este mes de febrero presidiría Felipe VI, el cónsul Ángel Ballesteros -ya retirado- quiso que ese reencuentro de su hija con el jefe del Estado no pasara inadvertido.

Se puso en contacto con la Casa del Rey. Les envió la fotografía de don Felipe con su hija en brazos y toda la historia, al completo.

Los servicios de Zarzuela avisaron al rey de esta circunstancia, y durante la entrega de despachos en la Escuela Diplomática, Felipe VI quiso saber quién de los alumnos era el bebé en cuestión. “¿Quién de vosotras es la niña a la que tuve en brazos?”, preguntó el rey, según testigos presentes.

Los padres de la nueva secretaria de embajada pudieron presenciar, emocionados, este momento tan curioso en la Escuela Diplomática. Al acabar la entrega de despachos, don Felipe se acercó a la familia y a esta nueva secretaria de embajada, e hizo con ellos un aparte para comentar la coincidencia.

Felipe VI, con Sonsoles Ballesteros-Vexenat de niña.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes