El Chivato

La funda de pistola que facilitó la muerte de un guardia civil

Funda de pistola de la Policía Nacional.
photo_cameraFunda de pistola de la Policía Nacional.

Familiares y compañeros del agente de la Guardia Civil José Manuel Arcos le despidieron este martes en el funeral celebrado en la Catedral de Granada. Arcos murió a manos de un delincuente habitual que le disparó en la zona baja del abdomen.

El fallecido y una compañera dieron el alto al sospechoso en Huétor Vega (Granada), que inició un forcejeo con el guardia civil. Éste le arrebató el arma y le pegó un tiro antes de huir.

El homicidio ha causado una fuerte conmoción entre la plantilla de la Guardia Civil y también en otros cuerpos de seguridad. Además, El Chivato ha podido constatar que se ha extendido un sentimiento de indignación causado por un elemento que, de haber tenido mejores condiciones, los agentes piensan que habría evitado esta muerte.

Los sindicatos de la Policía Nacional se han unido para reclamar que se les dote a todos los efectivos de las unidades de seguridad ciudadana con fundas anti-hurto, preparadas para evitar que en un forcejeo o en un momento de descuido cualquiera pueda quitarle el arma al policía.

El enfado entre los agentes se debe a que muchos consideran que actualmente cuentan con fundas “pro-hurto”, de lo fácil que es abrirlas y sacar la pistola.

“Hoy todo son mensajes de condolencia por nuestro hermano perdido, pero nos siguen dando una puta mierda de funda de cuerpo para la pistola nivel -1 [sic], y si quieres seguridad te tienes que gastar tú 100”, “nivel de alerta antiterrorista IV bla bla bla”, son algunos de los comentarios indignados que se intercambian estos días los policías y guardias civiles.

De hecho, incluso circulan vídeos en los que se demuestra lo sencillo que es abrirle la funda a un agente en un momento de descuido. Muchos policías explican que la falta de protección hace que un buen número rechace la funda de dotación que les facilita la Policía Nacional y se paguen de su bolsillo una mejor.

En este contexto de rabia y enfado también hay quien ha hecho un recuento del material que podría haber evitado la muerte de José Manuel Arcos: “Señor ministro: Un cinturón con cierre de seguridad, 45 euros; una funda de pistola retención nivel 3, 120 euros; un chaleco antibalas nivel IIIA, 700 euros. Total: 865 euros. Ese es el coste de salvar la vida de un servidor público, de un guardia civil asesinado en Granada”.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes