El Chivato

El ‘Gómez Ulla’ lamenta que la ministra Robles aún no les haya visitado

Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.
photo_cameraHospital Central de la Defensa Gómez Ulla.

La ‘Operación Balmis’ implicó a unidades del Ejército de Tierra, la Armada, Ejército del Aire, Inspección General de Sanidad, Guardia Real, la UME... Durante los meses que duró, y también posteriormente, la ministra de Defensa fue visitando las bases de algunas de esas unidades, para conocer de primera mano su trabajo y reconocer el esfuerzo realizado en la epidemia de coronavirus.

Margarita Robles ha visitado varias veces el Mando de Operaciones (en la base de Retamares, a las afueras de Madrid) y el Centro Militar de Farmacia de la Defensa; también ha acudido a la base de la Unidad Militar de Emergencias en Torrejón, ha estado en la Base de El Goloso con la Brigada ‘Guadarrama’ XII, ha visitado la Brigada Paracaidista (Bripac), la Agrupación de Transportes nº 1 (Madrid), el Mando de Artillería Antiaérea, el Parque y Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia del Ejército de Tierra, en la Base Aérea de Getafe dio las gracias a los aviadores del Ala 35...

Sin embargo, en esa lista falta una unidad en la que algunos de sus miembros se muestran molestos por no haber recibido la visita de la ministra. El Chivato ha podido saber que entre miembros del Hospital Central de la Defensa ‘Gómez Ulla’, en Madrid, así como entre altos mandos ha llamado la atención que Robles no haya visitado este hospital, que durante meses recibió cientos de pacientes con Covid-19.

Es cierto que el 3 de julio la ministra acudió al recinto hospitalario, en el barrio madrileño de Carabanchel, pero en realidad las dependencias que visitó fueron las de la Inspección General de Sanidad (Igesan), de la que depende toda la Sanidad Militar.

Miembros destacados del hospital apuntan que en un principio se pensó que Robles pasaría también por el Gómez Ulla. No fue así, aunque en el acto se intentó implicar en parte al personal sanitario del hospital.

Junto al inspector general de Sanidad de la Defensa, general de División Antonio Conde Ortiz, recibió a Robles el director del Hospital Central de la Defensa, el general de Brigada Miguel Fernández-Tapia, algo que también provocó ciertos roces.

La ministra entró en el Centro de Transfusión de las Fuerzas Armadas sin pasar en ningún momento por los pasillos del hospital. Entre quienes tomaron la palabra estuvieron la ex directora del Hospital Militar de Zaragoza, la coronel Ana Betegón, que está comisionada en la Inspección General de Sanidad y que en lo más agudo de la crisis del coronavirus pasó varias semanas en las Urgencias del Gómez Ulla hasta que ella misma se contagió; y la capitán enfermera Alicia Moreno, también en comisión de servicio.

La elección de estas dos oficiales para exponer el trabajo del hospital ya causó malestar en militares del Gómez Ulla. “Eligieron a dos personas que ni son de la plantilla, que están en comisión de servicio, en vez de que explicaran lo sucedido a la ministra el jefe de la UCI o el de Urgencias”, lamentan fuentes internas.

“Fue una visita medio secreta. Nadie se enteró en el hospital y no pasó por el hospital”, denuncian. Y destacan que ha sido el personal del Gómez Ulla el que ha estado en primera línea de batalla frente al coronavirus.

El enfado es notable entre médicos y enfermeros militares: “Estamos hartos de que la ministra vaya de visita a la UME, a la UMAER [Unidad Médica de Aeroevacuación, que también visitó Robles así como la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue (UMAAD)], y no haya transitado por los pasillos del Gómez Ulla”.

Subrayan su sorpresa por el hecho de que, en los dos años que lleva como ministra, Margarita Robles nunca haya visitado el Hospital Central de la Defensa: “Nos sentimos menospreciado. Nunca ha puesto un pie en el Gómez Ulla”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?