El Chivato

La incógnita sobre si el paracaidista de la Fiesta Nacional saludó o no al rey

El paracaidista de la Papea, a punto de tocar el suelo ante los reyes.
photo_camera El paracaidista de la Papea, a punto de tocar el suelo ante los reyes.

El desfile de la Fiesta Nacional de este 12 de octubre tuvo como momento más controvertido la pasada de la Patrulla Águila. Se pudo percibir, sobre todo por televisión, cómo uno de los aviones echaba humo más tirando a morado que rojo. De inmediato se desataron los comentarios y bromas sobre la “bandera republicana” que acababa de dibujarse en el cielo durante ese acto presidido por el rey.

No hubo problemas, sin embargo, con el salto paracaidista con la bandera de España de grandes dimensiones. Las grúas que trabajan en las obras del Estadio Santiago Bernabéu suponían un reto añadido a la maniobra, máxime tras el accidente que sufrió en 2019 el cabo primero de la Brigada Paracaidista (Bripac) del Ejército del Tierra, cuyo paracaídas se enganchó en una farola del Paseo de la Castellana cuando se aproximaba al suelo.

Este año los encargados del salto fueron militares de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (Papea). Saltaron dos paracaidistas: uno hizo de “guía” en el aire, y otro segundo portaba realmente la bandera de España de 70 metros cuadrados. Ambos aterrizaron con mucha precisión justo delante de la tribuna donde se encontraban sentados los reyes Felipe y Letizia y la infanta Sofía.

El Chivato ha podido saber que algunos militares paracaidistas veteranos han aplaudido la ejecución del salto, pero sin embargo no han pasado por alto un detalle al ver tanto la emisión en directo como algunos vídeos de ese momento.

No saludó al rey ni a nadie cuando aterrizó”. Es el comentario que ha hecho algún paracaidista con experiencia. Hace referencia a que cuando el portador de la bandera de España tomó tierra en la calzada de La Castellana, no hizo ningún saludo especial ante el jefe del Estado y capitán general de las Fuerzas Armadas.

El Ejército del Aire y la Papea difundieron en Twitter distintos vídeos con el descenso del paracaidista hasta que llegó al suelo. Incluso se ha podido ver el vídeo que grabó el propio saltador, con una cámara acoplada a su casco.

En este último se ve que, al tocar tierra, el paracaídas cubrió al militar, que de inmediato se afanó en liberarse del paracaídas y de las cuerdas que se le habían quedado enrolladas entre las piernas.

Quien mejor mostró los momentos posteriores al aterrizaje fue Televisión Española, la encargada de la retransmisión del desfile por televisión, y así se puede ver en el vídeo íntegro del acto, a partir del minuto 33.

Compañeros de la Papea se acercaron a recoger la bandera y a ayudar al paracaidista a liberarse del paracaídas. Seis militares cogieron la enseña y marcharon con ella desplegada. Atrás quedó el paracaidista, que terminó de recoger y plegar su paracaídas, y que se retiró a continuación.

 

En esas imágenes no se percibe que el militar saludara al rey, a quien tampoco se vio que se levantara para recibir el saludo.

“Si estás delante del rey, lo mínimo es ponerte en posición de firmes y hacer una inclinación de cabeza”, comentan algunos paracaidistas que se percataron de ese detalle que, en general, pasó inadvertido pero no para los ojos de expertos en estos saltos.

Tom Holland y Mark Wahlberg protagonizan Uncharted

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes