El Chivato

La inocentada de Idealista sobre el casoplón de Pablo Iglesias que se ha hecho realidad

El vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias
photo_camera El vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias

A veces, la realidad supera a la ficción. O al menos la iguala. Es el caso de la inocentada que el portal inmobiliario Idealista gastó en 2015 a sus lectores. “Pablo Iglesias cambia su piso de Vallecas por una mansión en La Moraleja para tranquilizar a los mercados”, decía el titular de la noticia ‘fake’ del Día de los inocentes.

 

Ese año faltaban tres para que el líder de Unidas Podemos decidiera poner distancia de “su barrio” de toda la vida, Puente de Vallecas, para trasladarse a una espectacular casa de 2.500 metros cuadrados alejada de la capital madrileña: un casoplón. En aquel momento ese cambio resultaba impensable, porque la formación morada apenas acababa de despegar y su líder ni siquiera formaba parte del Congreso de los Diputados.

Años después, siendo ahora nada menos que vicepresidente segundo del Gobierno, El Chivato ha podido comprobar que estas bromas pueden hacerse realidad. Iglesias vive en un lugar similar al de la inocentada de Idealista.

“En un ejercicio de altura de miras, una expresión que se está extendiendo desde que conocimos el complejo resultado de las Elecciones Generales del 20D, Iglesias se ha propuesto calmar los nervios de los inversores. Cree que, con el cambio de residencia, logrará proyectar a los mercados una imagen más seria”, decía la noticia del portal.

Iglesias dispone ahora de una finca en la sierra de Madrid por 600.000 euros, con piscina, jardín, casa de invitados, cuando en 2012 publicó en sus redes sociales, sobre el ático que se había comprado De Guindos: “¿Entregarías la política económica de un país a quien se gasta 600.000 euros en un ático de lujo?”. Y, ante las respuestas de sus seguidores, añadió: “Quien dirige la política económica en interés de todos debe tener un sueldo digno, no ser un privilegiado”.

 

El líder de Podemos y su pareja, la ministra de Igualdad, Irene Montero, han tenido que maquillar el discurso después de su mudanza. Durante el confinamiento, han sufrido manifestaciones en la puerta de su casa de Galapagar, por lo que algunos medios han apuntado recientemente la intención de la familia de trasladarse de nuevo de vivienda.

El vídeo del día

José Luis Perales comienza su gira de despedida en Starlite
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?