El Chivato

Los jueces de las cláusulas suelo sueñan con irse a un balneario

Afectados por las cláusulas suelo
photo_cameraAfectados por las cláusulas suelo

Los juzgados de las cláusulas suelo acumulan más de 20.000 demandas desde que su apertura, el pasado mes de junio. En sólo tres meses, los 54 nuevos juzgados acumularon el trabajo de todo un curso. De hecho, tuvieron que acudir a trabajar en el mes de agosto para sacar adelante miles de demandas que acumuladas.

El más “castigado” ha sido el juzgado madrileño, el 101 bis de instrucción, situado en la Gran Vía. Por allí desfilan cada día “decenas de personas” que no han conseguido resolver el conflicto con su banco. Son más de 5.000 las demandas que esperan una resolución.

La situación es tal que roza el colapso. De hecho, el Consejo General del Poder Judicial tuvo que adoptar medidas extraordinarias para evitar una huelga organizada por los trece funcionarios que trabajan en el juzgado: nombró dos jueces de refuerzo que se sumaron a los otros dos destinados inicialmente.

Desde entonces, el dictamen de las sentencias se ha agilizado y se han podido repartir los casos de forma más equitativa. Pero la situación aún está lejos de ser la normal en un juzgado.

De hecho, El Chivato ha escuchado estos días a uno de los jueces explicando cuál es su mayor deseo desde que llegó al 101 bis: “mi sueño dorado ahora es irme a un balneario a descansar”.

Casi se les ha olvidado, dicen, lo que es tener un fin de semana libre, sin escritos que estudiar y sin estar pegados al teléfono y al ordenador. El único plan que les apetece es relajarse lo máximo posible, no pensar en nada y olvidarse de escritos judiciales después del atracón de demandas que están teniendo que resolver este año.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo