El Chivato

Pablo Iglesias vuelve a lanzar pullas contra Íñigo Errejón

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.
photo_camera Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.

El de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón ha sido uno de los divorcios políticos más sonados en la política española de los últimos años. Ambos formaron el tándem que dirigió Podemos desde el lanzamiento del partido en enero de 2014 hasta que, a principios de 2017, Errejón se enfrentó a Iglesias en la asamblea ciudadana de ‘Vistalegre II’.

Errejón perdió el pulso, fue sustituido por Irene Montero como portavoz en el Congreso y dejó de liderar la Secretaría Política de la dirección de Podemos. Apostó después por liderar la candidatura a la Comunidad de Madrid, pero la divergencia sobre cómo confluir con Manuela Carmena condujo a la ruptura definitiva con Pablo Iglesias. Errejón dejó Podemos y puso en marcha Más Madrid y después Más País.

Han pasado más de tres años de esa ruptura, pero la pelea que ahora mantiene Podemos con Yolanda Díaz y partidos de izquierdas, con los que no termina de ponerse de acuerdo para las próximas citas electorales, ha provocado que Pablo Iglesias vuelva a lanzar pullas contra su ex número dos.

Iglesias presentó recientemente en una librería de Madrid su último libro, ‘Medios y cloacas’. Ahí el ex vicepresidente segundo del Gobierno insistió en un mensaje que lleva tiempo repitiendo: Podemos como partido, y él mismo en su etapa política, han tenido problemas por “decir la puñetera verdad”; por ejemplo, por denunciar que jueces, policías, grandes empresarios y medios de comunicación de tendencia conservadora dominan los resortes de poder en España, según su análisis.

Puso un ejemplo concreto. Recordó cuando en un pleno del Congreso de marzo de 2016 le espetó a Pedro Sánchez que Felipe Gonzáleztiene el pasado manchado de cal viva”, una alusión al terrorismo de Estado de los GAL.

Esa frase enturbió las relaciones entre Pablo Iglesias y el PSOE durante mucho tiempo. En la presentación de su libro, Iglesias comentó que, tras decir él esa “verdad”, “unos cuantos que decían que eran de izquierdas y que decidieron ser finalmente verde clarito miraron con cara rara”.

No mencionó su nombre, pero fue una referencia directa a Íñigo Errejón, quien estaba sentado en el escaño al lado de Iglesias cuando habló de la cal viva. Ante esa acusación que exaltó a la bancada del PSOE, Errejón frunció el ceño, se puso muy serio y dejó de asentir y jalear las palabras del entonces líder de Podemos.

Tampoco hay que pasar por alto la referencia burlona a quienes “eran de izquierdas y que decidieron ser finalmente verde clarito”, el color identificativo de Más País, el partido de Errejón.

Pablo Iglesias caricaturizó el discurso de Errejón y de quienes le siguieron en su marcha de Podemos para fundar Más Madrid y Más País: “No, hombre, no. Esto no tenemos que decirlo nosotros, hablemos de la salud mental, cómo vamos a decir nosotros que el anterior jefe del Estado [sic, en referencia a Felipe González] era un terrorista”.

 

De nuevo, otra pulla: en este caso, a la causa que Errejón ha abanderado para que se inviertan más recursos públicos en cuidar la salud mental de los españoles.

En la presentación de su libro, Iglesias también acusó a Errejón -sin citarle, pero siempre apuntando claramente a él- de haber apostado por dejar de lado las cuestiones ideológicas: “La izquierda tiene que decir que su trabajo consiste en las mejoras sociales y que eso de la ideología es cosa de politólogos”, criticó con el mismo tono irónico.

Incluso dejó caer que Errejón y ese sector que se marchó de Podemos creían que la izquierda no podía decir “la verdad”, porque no podía permitirse llevarse mal con Antonio García Ferreras: si no tenía buena relación con el presentador de ‘Al Rojo Vivo’, ni les sacaría en su programa a diario, ni les llevaría “de excursión a conocer a los jefes del Íbex 35”.

Unai Sordo de CCOO: "rechazamos bajar el IVA a los alimentos"

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes