El Chivato

La Policía Nacional echa el freno a la ‘valencianización’

Policía Nacional en el desfile 12 octubre 2018.
photo_cameraPolicía Nacional en el desfile 12 octubre 2018.

La orden había llegado hace mes y medio, el 15 de febrero: las comisarías de la Policía Nacional en la Comunidad Valenciana debían tomar medidas para tener agentes disponibles para atender a los ciudadanos en valenciano.

Así lo había decidido la Jefatura Superior de Policía en la comunidad, tras recibir quejas de una entidad pancatalanista porque una persona no pudo presentar una denuncia en la lengua cooficial en una comisaría de la ciudad de Valencia.

La decisión provocó cierto enfado entre policías nacionales y sindicatos del cuerpo, que señalaron que parte de la plantilla no domina el valenciano, ya que es de otras partes de España, y además tampoco la Jefatura ofrece cursos para aprender el idioma.

Ajenos a las críticas, mandos de distintas unidades empezaron a preguntar entre sus agentes quiénes sí hablaban valenciano con el nivel suficiente para atender una denuncia o cualquier gestión en comisaría con un ciudadano que utilice esta lengua.

Mes y medio después de remitirse ese oficio, que tanto revuelo provocó, El Chivato ha podido saber que el proyecto de “valencianización” lingüística de la Policía Nacional se encuentra paralizado, al menos de momento.

Como ocurre en toda España, las unidades policiales de la comunidad se encuentran totalmente movilizadas por la emergencia del coronavirus y por el confinamiento por el estado de alarma que las Fuerzas de Seguridad, junto a las Fuerzas Armadas, se encargan de hacer cumplir en las calles.

Así lo explican fuentes de la Confederación Española de Policía, que señalan que los cambios propuestos para tener siempre personal capacitado para atender en valenciano en las comisarías y oficinas del DNI han pasado a un segundo plano con esta crisis.

“Ahora, los jefes están centrados en el estado de alarma, y nosotros en que nos den medios para que no nos contagiemos todos”, señala un policía nacional de Valencia.

La queja por la falta de elementos de protección es constante entre los cuerpos policiales de toda España. En el caso de la provincia de Valencia, señalan por ejemplo que si los “zetas” (los agentes de Seguridad Ciudadana que patrullan las calles) son unos 175-200 agentes, hace días sólo habían recibido 35 mascarillas, repartidas por vehículos.

Desde arriba les dijeron que no había más por el momento. “Es un desastre, una falta de previsión increíble”, lamentan.

Ante ese panorama de crisis por el coronavirus, con la ciudadanía confinada en sus domicilios y los agentes volcados en hacer cumplir las restricciones del estado de alarma, la “valencianización” de la Policía Nacional ha quedado, por ahora, aparcada.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable