El Chivato

Los policías que vayan a pasar un fin de semana a Murcia se la juegan

Policías nacionales en un punto de votación el 1-O.
photo_cameraPolicías nacionales en un punto de votación el 1-O.

La asociación de hosteleros de Murcia, Hostetur, anunció hace unos días su decisión de agasajar a los 210 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil que formaron parte del despliegue especial en Cataluña para evitar el referéndum del 1 de octubre. Les va a regalar un fin de semana para dos personas en hoteles de la región a mediados del mes de abril.

El anuncio ha soliviantado a los independentistas catalanes, que entienden el obsequio como “una recompensa por pegar a ciudadanos pacíficos que quería votar” en el referéndum ilegal del 1-O.

Pero algunos han ido más allá. El Chivato ha podido comprobar que algunos partidarios de la independencia con formación jurídica están dispuestos a dar guerra con esta cuestión. Entienden que este regalo podría incluso llegar a ser incluso un delito.

Mencionan varios artículos del Código Penal y concretamente el capítulo V del título XIX que regula los delitos de cohecho. El artículo 422 establece que “la autoridad o funcionario público que, en provecho propio o de un tercero, admitiera, por sí o por persona interpuesta, dádiva o regalo que le fueren ofrecidos en consideración a su cargo o función, incurrirá en la pena de prisión de seis meses a un año y suspensión de empleo y cargo público de uno a tres años”.

El caso de ese fin de semana en hoteles de Murcia podría encajar en este supuesto: los policías nacionales y los guardias civiles son autoridades públicas, van a recibir una “dádiva o regalo”, y lo van a recibir “en consideración de su cargo o función” como agentes de las Fuerzas de Seguridad que intervinieron el 1-O.

Y no sólo los agentes podrían ser castigados. También los hoteleros se arriesgan a ser condenados. El artículo 424 del Código Penal establece que “el particular que ofreciere o entregare dádiva o retribución de cualquier otra clase a una autoridad, funcionario público o persona que participe en el ejercicio de la función pública para que realice un acto contrario a los deberes inherentes a su cargo o un acto propio de su cargo, para que no realice o retrase el que debiera practicar, o en consideración a su cargo o función, será castigado en sus respectivos casos, con las mismas penas de prisión y multa que la autoridad, funcionario o persona corrompida”.

Son los argumentos que barajan los independentistas para atacar esta iniciativa de los hoteleros de Murcia. Dejan abierta la puerta a una denuncia contra los agentes.

Pese a todo, el Ministerio del Interior discrepa y no ve delito en la propuesta. Ha aceptado con agrado el ofrecimiento de Hostetur y las direcciones generales de la Policía Nacional y la Guardia Civil están tramitando el reparto de plazas para que los agentes disfruten de ese fin de semana de vacaciones en la costa de Murcia.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes