El Chivato

El profesor de Errejón se siente traicionado y se revuelve

Alberto Montero e Íñigo Errejón.
photo_cameraAlberto Montero e Íñigo Errejón.

El economista Alberto Montero saltó a la fama en octubre de 2015, al descubrirse que reservó para Íñigo Errejón una plaza para una investigación en la Universidad de Málaga becada con 1.825 euros al mes, y que él mismo dirigía.

Apenas dos meses después de esa polémica, que costó a Montero la apertura de un expediente en la Universidad, el ya conocido como “profesor de Errejón” se convirtió en diputado nacional de Podemos. Se presentó en la lista del partido morado por la provincia de Málaga.

Ya en febrero de 2017, después de un año de guerra civil en Podemos, la celebración de Vistalegre II concluyó con la victoria de Pablo Iglesias frente a Íñigo Errejón, que debió conformarse con ser candidato del partido a la Comunidad de Madrid. Fue entonces cuando Montero, al igual que el resto de diputados errejonistas, empezaron a asumir que su etapa en el Congreso iba a terminar.

Los peores presagios se cumplieron en marzo de este año, cuando Pablo Iglesias, ya sin Errejón en la Cámara Baja después de romper definitivamente con Podemos para liderar la lista de Más Madrid a las autonómicas, protagonizó una purga en toda regla. Dejó fuera de las listas a todos aquellos que, en su día, apoyaron al ex portavoz del partido morado en el Congreso.

Alberto Montero, como tantos otros, se quedó sin escaño después de las elecciones del 28 de abril. Pero seis meses después de despedirse de la Cámara, volvía a tener opciones de ser diputado: se confirmó la repetición electoral para noviembre y la presentación de la candidatura de Íñigo Errejón con la marca de Más País.

Muchos ex diputados errejonistas, como Carolina Bescansa, Ana Terrón, y Segundo González, han formado parte de las listas de Más País. Sin embargo, Alberto Montero, el ex profesor de Errejón, se ha quedado fuera.

Esa circunstancia, explican a El Chivato antiguos compañeros de partido del ex diputado, ha dejado a Montero “tocado”, ya que “él aspiraba a ser candidato al Congreso y lo dejó bastante claro a todo aquel que le preguntaba”.

La “decepción” del ex diputado, no obstante, ha ido convirtiéndose, con el paso de los días, en enfado. Hasta tal punto, que ahora no duda en compartir mensajes en redes sociales con duras críticas contra Errejón.

El pasado viernes, sin ir más lejos, pulsó el botón “Me gusta” en un comentario en el que se calificaba como “gran error” la propuesta de Errejón de reducir la jornada laboral de 4 días a la semana en vez de “menos horas al día”.

Días antes, había hecho lo propio con mensajes de apoyo a Clara Serra tras su decisión de abandonar el proyecto de Más País por desavenencias con Errejón.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable