El Chivato

El retorno del ex ministro Campo a la Audiencia Nacional indigna a los jueces

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo
photo_camera El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo

Enfado grande en la carrera judicial por la noticia de que el hasta ahora ministro Juan Carlos Campo quiere incorporarse en su destino de la Audiencia Nacional. “Así funcionan los chiringuitos”, decía un juez

El Chivato ha podido comprobar que la indignación en la judicatura llega a todos los niveles. Incluso al Consejo General del Poder Judicial donde exponen que este tipo de saltos, de la política a las sentencias, se ven con “mucha problemática”. 

Escandaloso”, “indecente” y “vergonzoso”, son algunos de los calificativos que jueces y fiscales ponían en sus redes sociales a la vuelta de Campo a la Sala Penal. Todos estos recorridos suelen verse con recelo entre los compañeros magistrados, pero el de Campos resulta especialmente sangrante por el número de años que lleva sin redactar sentencias. 

Su faceta política vinculada al PSOE comenzó en los noventa, y en los últimos 20 años no ha dejado de formar parte de puestos de responsabilidad en diferentes gobiernos. En la Junta de Andalucía, en el Consejo General del Poder Judicial, en la Secretaría de Estado de Justicia (junto al ministro Francisco Caamaño), como diputado por Cádiz, portavoz del PSOE en materia de Justicia, y, finalmente, ministro. 

Ahora, años después, quiere volver a ocupar su puesto en la Audiencia Nacional. Un destino que nunca ha pisado, porque su nombramiento lo hizo, en 2019, el actual CGPJ para la Sala de lo Penal. El CGPJ puede nombrar a jueces que estén en política y luego designar un sustituto hasta que esa persona vuelva y recupere la plaza en propiedad. Algo que resulta especialmente delicado y motivo de grandes enfados dentro de la carrera, sobre todo desde aquellos que se quejan de las redes y los “amiguismos” para acceder a esos puestos.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?