El Chivato

Rusia, el coronel español que no llegó a director de Seguridad Nacional y el MI6 británico

Puigdemont interviene en un acto de campaña de JxCat desde Bruselas.
photo_camera Puigdemont interviene en un acto de campaña de JxCat desde Bruselas.

La llamada “trama rusa del procés” ha recobrado actualidad en las últimas semanas con varias noticias. La publicación más llamativa fue la de The New York Times: reveló que, según informes de inteligencia europeos, la mano derecha de Carles Puigdemont se reunió en Moscú con funcionarios y ex espías para intentar implicar al Kremlin en el proyecto independentista.

Después se fueron publicando otras noticias sobre la investigación que un juez de Barcelona dirige sobre los contactos de dirigentes independentistas con Rusia, o al menos, los planes que tenían para lograr esos contactos.

El Español publicó el lunes 13 un artículo con el título El Kremlin utilizó agentes encubiertos y tramas delictivas para impulsar el ‘procés’ catalán. Entre otros datos, destacaba que el 1 de octubre de 2017, día del referéndum ilegal de secesión, estuvo en Barcelona Denis Sergéyev, un coronel del  GRU, el servicio de inteligencia militar de Rusia.

El artículo no sólo suscitó las críticas de los independentistas, que llevan tiempo ridiculizando estas conexiones con Rusia como un invento de la Guardia Civil. También desacreditó el artículo Pedro Baños, coronel del Ejército de Tierra en la reserva que lleva años publicando artículos y libros y participando en medios de comunicación como experto en geopolítica.

Baños enlazó el artículo de El Español en un tuit en el que atacó al autor, Nicolás de Pedro. De él, el coronel Baños aseguró que “trabaja en un (falso) think-tank británico, Institute for Statecraft, una tapadera del MI6 (Secret Intelligence Service), según [ha sido] denunciado reiteradamente por parlamentarios británicos. Su única misión es desinformar sobre Rusia”.

En otro mensaje, este coronel en la reserva dio un paso más y desafió a Nicolás de Pedro. Le dijo que si “se siente ofendido por mis palabras, le animo a que me denuncie por difamación. Nada me complacería más. No lo hará, pues quedaría en evidencia su traición a España, que se supone sigue siendo su patria”. De nuevo, daba a entender que De Pedro trabaja para un servicio secreto extranjero.

Se inició así una escaramuza en Twitter. De Pedro defendió su artículo, por ejemplo publicando el oficio con el que la directora del CNI se opuso a conceder la nacionalidad a un empresario ruso, supuestamente implicado en esta trama, por tener presuntos vínculos con la inteligencia rusa.

De nuevo, Pedro Baños reaccionó indignado, en ese caso criticando que “Nicolás de Pedro no solo tiene acceso a documentos clasificados como Confidenciales del CNI, sino que además los hace públicos. Esto es un delito recogido en la Ley de Secretos Oficiales. ¿Piensa alguna autoridad hacer algo al respecto?”. Lo cierto es que el oficio del CNI lo había revelado el periódico digital El Món.cat.

Aunque pudiera parecer una mera discusión en Twitter como tantas, lo cierto es que sobre este conflicto sobrevuelan diversas acusaciones sobre posibles vinculaciones a distintas potencias extranjeras. Si Pedro Baños acusó a Nicolás de Pedro de trabajar en una tapadera del MI6 británico, hay quien ha recordado que al coronel Baños ha sido considerado muy cercano a la Rusia de Vladimir Putin.

 

Cuando Pedro Sánchez llegó a la Presidencia del Gobierno en junio de 2018, decidió nombrar a Pedro Baños director del Departamento de Seguridad Nacional. El nombre encendió algunas alertas, y desde distintos ámbitos del Estado, se reclamó no nombrar a Baños para ese puesto clave. ¿Motivo? Sus opiniones favorables a que España se acercara a Rusia en unos momentos de tensión del Kremlin con la OTAN.

Finalmente, el nombramiento de Baños se abortó, y el elegido como director de Seguridad Nacional fue el general de Brigada Miguel Ángel Ballesteros.

La polémica entre Baños y De Pedro ha hecho que circule un artículo de 2018 de The Canary, un medio digital británico muy escorado a la izquierda. Contaba que un diputado laborista había escrito una carta a Pedro Sánchez para alertarle de la “injerencia” de los servicios de inteligencia del Reino Unido en la política interna española.

Este parlamentario señalaba precisamente al Institute for Statecraft como responsable de coordinar una campaña con políticos, periodistas y personalidades españolas para frenar el nombramiento de Pedro Baños como director de Seguridad Nacional.

500 personas evacuadas por el avance de la lava en La Palma

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?