El Chivato

No sólo en la Guardia Civil: también en Defensa hay ascensos desde el siete al uno

Hospital Gómez Ulla.
photo_cameraHospital Gómez Ulla.

El terremoto desatado en la Guardia Civil por el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid, las renuncias del DAO Laurentino Ceña y de otros mandos, y los sustitutos designados por la Dirección General y el Ministerio del Interior, han provocado muchas suspicacias.

Entre otros motivos, como explicó La Razón, el enfado ha surgido también porque al elegir como director adjunto operativo (DAO) a Pablo Salas, jefe del Servicio de Información, Fernando Grande-Marlaska se ha saltado a seis altos mandos que estaban por delante de Salas en el escalafón. El ministro eligió al número siete, y algunas voces en la Guardia Civil veían “de régimen bananero” que se hubiera saltado a seis mandos mejor situados.

El Chivato ha podido saber que ese salto en el escalafón, del siete al máximo puesto operativo de la Guardia Civil del general Pablo Salas, ha recordado a algunos militares de alto rango algunos casos que han tenido lugar en los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas. Se ven ciertos paralelismos.

Los Cuerpos Comunes (Jurídico, Sanidad e Intervención) dependen del subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre, del que algunos generales jurídicos se han quejado por ascensos y nombramientos decididos entre diciembre y enero que no se ciñeron al orden del escalafón.

Pero ha habido otros casos, más llamativos, que apenas han trascendido. Según le cuentan a El Chivato, no sentó nada bien que el subsecretario designara en junio de 2019 a Antonio Conde Ortiz para el puesto de inspector general de Sanidad, es decir, responsable de toda la planificación y desarrollo de la política sanitaria en todos sus aspectos (personal, medios…).

Conde no estaba entre los tres primeros generales de Brigada de Sanidad propuestos en una primera terna, pero tampoco en la segunda: de ocho generales de Brigada de Sanidad en activo, era el séptimo en el escalafón. Por delante tenía a Saucedo López, Agudo Mayorga, Pérez Mochales, López Perales, Sánchez Ramos y Fernández Tapia-Ruano.

Sin embargo, fue nombrado inspector general de Sanidad, por lo que pasó desde el número siete al uno. El mismo día del nombramiento fue ascendido a general de División, lo que también provocó sorpresa: llevaba sólo un año como general de Brigada (había sido ascendido en junio de 2018), cuando la Ley de la Carrera Militar establece, a modo de comparación, que los militares pasan a situación de reserva al cumplir “cuatro años en el empleo de general de brigada, siete años entre los empleos de general de brigada y general de división y diez años entre los anteriores y el de teniente general”. Un ascenso este, al año, calificado entonces de meteórico.

Algo similar ocurrió en el Cuerpo Jurídico Militar. El pasado mes de febrero el Consejo de Ministros nombró Asesor Jurídico General de la Defensa -el más alto cargo del Cuerpo Jurídico Militar- al general Antonio Afonso Rodríguez.

En su caso, Afonso era el número seis del escalafón de los generales de Brigada del Cuerpo Jurídico, con cinco por delante (Domínguez Bascoy, Valdes Díaz, Serrano Barberán, Pozo Vílches y Cabrales Arteaga).

Además, también ascendió a general consejero togado (general de División) en sólo un año y dos meses desde que había alcanzado el grado de general auditor (general de Brigada). Su antecesor como asesor jurídico de la Defensa, Ricardo Cuesta (ahora magistrado del Supremo), tardó cuatro años en dar ese salto de general auditor a general consejero togado.

En el caso del fiscal jefe de la Sala Quinta de lo Militar del Tribunal Supremo, Juan Antonio Pozo Vilches, fue elegido para ese puesto en marzo, siendo el número cuatro del escalafón entre los fiscales de su graduación. Fue ascendido a general consejero togado a los dos años y un mes desde que llegó a general auditor.

El próximo relevo previsto en la cúpula de los Cuerpos Comunes es la del interventor general de la Defensa. El general de División Carlos Calavia Pascual, nombrado a principios de 2017, dejará el cargo en los próximos meses. El mejor colocado en este caso sí es el número uno del escalafón, el general de Brigada José María Cordero Aparicio, hermano del contralmirante Antonino Cordero Aparicio, jefe de gabinete del subsecretario de Defensa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?