El Chivato

Sorpresa por la explicación de Moncloa de por qué no admitía preguntas telemáticas a Sánchez

Pedro Sánchez, rueda de prensa 31 de mayo de 2020
photo_cameraPedro Sánchez, rueda de prensa 31 de mayo de 2020

Con más de dos horas de retraso sobre el horario previsto, Pedro Sánchez apareció este martes en la sala de prensa de Moncloa, tras el último Consejo de Ministros antes de las vacaciones. Una comparecencia en la que todos los presidentes, desde la época de Zapatero, suelen realizar un balance de su gestión en el cierre del curso político.

Esta vez había máxima expectación, por conocer la primera valoración del presidente del Gobierno sobre la decisión del rey Juan Carlos de abandonar España.

Sin embargo, la Secretaria de Estado de Comunicación estableció estrictas medidas de seguridad: que sólo un redactor por medio de comunicación pudiera asistir a la sala de prensa de La Moncloa, hasta cumplir el aforo máximo permitido por las circunstancias sanitarias.

Se recordó a los asistentes que debían guardar las medidas de higiene y distancia física, y que no podían utilizar las otras instalaciones del centro de prensa, salvo la propia sala para el seguimiento de la intervención del presidente.

En cuanto a cámaras y fotógrafos, Moncloa estableció un pool formado por las televisiones de ámbito nacional y los fotógrafos de las agencias EFE, Europa Press, El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, La Razón y El Periódico.

El Chivato ha podido constatar el malestar y las quejas de varios medios, de los que no acuden habitualmente a Moncloa a las ruedas de prensa del Consejo de Ministros, cuando la Secretaría de Estado de Comunicación les comunicó por sorpresa que no iban a poder participar en la comparecencia de Pedro Sánchez.

Las protestas se sucedieron durante varias horas. Al final, el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, tuvo que intervenir para pacificar la situación. Pidió disculpas argumentando que, con lo del rey y las medidas de aforo limitado, tenía a muchos medios esperando fuera de la sala de prensa para entrar y que tendría que decir que no a algunos de ellos. 

La respuesta de Oliver, según pudo comprobar El Chivato entre algunos profesionales de medios no habituales, dejó aún más perplejos a los informadores: “¡Si las preguntas que hacemos son telemáticas…! ¿Qué tienen que ver aquí las medidas de aforo limitado?”, insistían una y otra vez. Pero Moncloa no dio su brazo a torcer.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable