El Chivato

Los sustos de Álvarez-Pallete a los consejeros de Telefónica

alvarez-pallete-presentacion
photo_cameraalvarez-pallete-presentacion

Los consejeros de Telefónica reconocen estos días que no ganan para sustos con José María Álvarez-Pallete. El presidente de la operadora adelantó en septiembre el consejo de administración, que en condiciones normales se hubiera convocado, como ocurre habitualmente, el último miércoles de cada mes, es decir, dos semanas después.

En aquel momento, la expectación que se generó –incluso entre los propios consejeros convocados- fue máxima. Hay que recordar que se producía después de un complicado mes de agosto en el que la acción de Telefónica llegó a caer por debajo de los 6 euros por título.

Finalmente, todo quedó en nada. No hubo medidas extraordinarias, ni anuncios sorprendentes. La explicaicón que dio Álvarez-Pallete a los consejeros por aquella convocatoria fue muy sencilla: como en agosto no se convoca consejo, no había querido permanecer casi dos meses sin tener contacto directo con los principales accionistas y poder hablar sobre la situación de la compañía.

No se anunció ningún plan de choque para atajar la crisis de cotización tras el consejo. Solo se debatió que algunas de las medidas que la compañía había previsto para los meses siguientes se aceleraran, aunque dentro de un clima de total normalidad.

Por eso, según ha escuchado ahora El Chivato a uno de los accionistas de referencia de la compañía, la mayoría de los consejeros acudieron “sin apenas expectativas” a la última reunión que el presidente de Telefónica convocó la semana pasada durante dos días en Barcelona.

Pese a la “solemnidad” con la que la multinacional había citado a los miembros del consejo, algunos reconocen en privado que, “tras la reunión adelantada de septiembre, que luego acabó en nada en un momento tan delicado, la convocatoria en Barcelona no parecía nada extraordinaria”.

Desde la operadora se contribuyó además a restar relevancia a la sesión. Explicó a los medios de comunicación que, según las nuevas normas de gobierno corporativo, una vez al año se debe celebrar un consejo extraordinario para analizar con profundidad la evolución del grupo y del sector. Por eso se celebraba aquella convocatoria.

Además, añadió que el hecho de que se convocara en el campus Universitas Barcelona que Telefónica tiene a las afueras de la Ciudad Condal, en lugar de en las oficinas centrales de Madrid, se debía a la decisión de Álvarez-Pallete de trasladar una vez al año el consejo de administración fuera de la capital de España. Algo rutinario.

De ahí que la mayoría de los consejeros acudieran esta vez a la cita “como si fuera una reunión más”. Sin embargo, como ya es conocido, el presidente de Telefónica anunció por sorpresa un nuevo plan de acción para relanzar la compañía.

Ha decidido centrarse en sus cuatro mercados clave: Brasil, España, Reino Unido y Alemania. Y ha desgajado la unidad de Latinoamérica, con el objetivo de vender una parte de esos activos. Ha creado, además, dos divisiones de tecnología y de infraestructuras y ha recortado duplicidades en la división corporativa.

“Y ahora…, nos viene con toda una revolución. Definitivamente, parece que aún no le hemos pillado el punto a Pallete”, le ha escuchado bromear estos días El Chivato a uno de los consejeros, que admite que no gana para sustos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable