En Pause

ENRIQUE CEREZO preside el Atlético de Madrid desde hace 18 años, y lleva cincuenta haciendo y produciendo cine español. Desde febrero dirige la Comisión de Cultura y Deporte de la CEOE, dos áreas que representan más del 6% del PIB nacional.

Enrique Cerezo: “Al empresario español hay que protegerlo, como a los toros”

Enrique Cerezo
photo_camera El reflejo de Cerezo es habitual en la presidencia de las mesas ejecutivas empresariales desde hace años. Fotografías: Patricio Sánchez-Jáuregui.
Bodas de oro en medio del metraje del cine español: 50 primaveras justo en este otoño. Puesta de largo al frente del Atlético de Madrid: 18 años desde el relevo de Jesús Gil. 23 años a la batuta de la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales. Incluso tres décadas a las riendas de su comunidad de vecinos... Enrique Cerezo es el poderío en tres dimensiones. Todo empezó siendo ayudante de cámara en Un millón a la basura. Ahora tiene en sus manos más del 70% de los títulos del cine español. Es el dios Jano de la cultura y el deporte, pero nadie le ha ofrecido ser ministro de un ramo que representa el 6% del PIB nacional. Lanza un SOS a Pedro Sánchez desde la CEOE, porque la pandemia ha destruido el 60% del empleo en las organizaciones culturales... Cree la cultura madrileña le debe “un gran aplauso” a Díaz Ayuso y a Marta Rivera de la Cruz por la gestión del sector en un 2020 de odisea en el espacio. Austero. Campechano. Politess. A los 73 recién cumplidos no quiere pasear perros ni jugar a las cartas. Copla y FlixOlé. Ni VAR, ni teletrabajo. Simeone for ever. Partido a partido se construye un emporio.

Unas horas antes de que el Catán de España saltara por los aires en un nuevo capítulo de esta ficción, metro ligero desembarca en la Ciudad de la Imagen. A la vera del Kinépolis, como un imán, tiene su productora Enrique Cerezo. Estamos en una especie de parque de atracciones del negocio audiovisual. Seguramente, el terreno con más cámaras -de cine, de tele y se seguridad- del territorio nacional.

Estas oficinas son como un trávelin de la historia del cine español. Con planos de Imanol Uribe, Ricardo Franco, Emilio Martínez Lázaro, Álex de la Iglesia, Mario Camus, Darío Argento, Pilar Miró o Jose Luis Cuerda… Con cameos de Penélope Cruz, Carmen Maura, Álex Angulo, Paz Vega, Luis Tosar o Ariadna Gil. Con guiños a Luis Buñuel, Alejandro Amenábar, Fernando Trueba, Julio Medem o el centenario Berlanga.

Esta alfombra roja se llama Mercury Films y en sus catálogos ruedan Viridiana, Los Otros, Bienvenido Mr. Marshall, Las trece rosas, Tesis, Ay Carmela, Belle époque, El espíritu de la colmena, Las brujas de Zugarramurdi, Juana la loca, El último de Filipinas

El vídeo del día

Llegada de Sánchez a Dakar (Senegal)

Carteles originales del cine de ayer. Terciopelos coloraos. Ascensor. Mesa de juntas. Enrique Cerezo lleva cincuenta años detrás de las cámaras del séptimo arte nacional. Y dieciocho delante de las mismas como presidente del Atlético de Madrid. Desde febrero conduce el vagón de cultura y deporte de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Y todavía quedan huecos para cargos sobre la pechera de un madrileño del 48 que parece lo más estructural del país en estos tiempos de efímera narrativa informativa.

Hoy todo parece Hollywood, pero en los años 60 Enrique Cerezo tomaba “un autocar” en la Plaza de España a las seis de la mañana en dirección a La Predriza para grabar un western. Sabía cuándo empezaba la jornada, pero nunca cuando sonaría la claqueta final. Este emporio tiene mucha mili.

Pases cortos. Ni grandes regates, ni chutes en profundidad. Pragmatismo empresarial con perfume de embajada. Un empresario de los gordos con conversación empática de barra de bar. Políticamente impoluto. Presuntamente transparente. Sencillamente, conversamos mirando el partido que ha partido la pandemia.

¿Qué le han parecido los Goyas?

Estuvieron bastante bien para la situación comprometida y especial en la que estamos. Ante este contexto de pandemia, fueron una buena idea. Demasiado que se celebraron en un año en el que no estamos para muchas celebraciones, pero hay que mantener el optimismo. Desde Egeda [Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales] celebramos en enero los XXVI Premios José María Forqué, que también fueron un éxito

Desde febrero preside la Comisión de Cultura y Deporte de la CEOE. ¿Qué importancia estratégica tienen ambos sectores en España?

La CEOE ha sido muy sensible a que la cultura y el deporte representan más de un 6% del PIB nacional. Es una cifra muy importante. Ambos sectores generan más de 940.000 empleos en nuestro país y había que tenerlos muy en cuenta como industria. Ha entendido la necesidad de crear una comisión específica para trabajar por el futuro de la cultura y del deporte, algo que llevaba sobre el tapete desde que Antonio Garamendi preside la institución.

¿Cómo están siendo en realidad estos momentos para el cine y el deporte español, para situarnos?

Nadie está preparado para una pandemia, y nadie sabe cuándo acabará. Para situarnos: esta crisis de salud pública ha destruido el 60% del empleo de las organizaciones culturales. Las empresas del sector han perdido el 29% de sus ingresos en 2020, y la predicción es de unas pérdidas del 35% en 2021… En el ámbito futbolístico, los campos están cerrados y los ingresos para todos los clubs de fútbol están en una situación muy complicada económicamente. Afortunadamente se ha podido suplir ese efecto con el arreglo de que se jueguen todos los partidos de la Liga gracias a la televisión, que sufraga, en parte, las deficiencias pecuniarias de la temporada.

Si nos comparamos con Europa, ¿cómo estamos?

Deportivamente hablando, España es un país puntero dentro de la Unión Europea. Tanto en el fútbol como en cualquier deporte se nos tiene mucho respeto en todo el mundo. En el ámbito cinematográfico, contamos con grandes directores, grandes técnicos, grandes guionistas, pero no recibimos el respaldo necesario para pegar el estirón como vemos en Francia, Italia o Alemania. El sistema de protección del cine autóctono que tienen en Francia es una maravilla. Uno de nuestros objetivos es intentar que el Gobierno incremente un poco sus ayudas para la producción del cine español. Necesitamos un empujón para la producción, la promoción, la exhibición y la distribución. Solo así seremos ahora capaces de estar a la altura de nuestro talento.

¿A Pedro Sánchez le interesan estas industrias?

Creo que sí. Tener un Ministerio de Cultura y Deporte es prueba de ese interés. Contamos con un buen ministro y grandes profesionales en sus diferentes direcciones generales. La cultura y el deporte están en la mente de los dirigentes de todos los países. Cada día se demuestra que la cartera de Cultura es de las más importantes de cualquier Gobierno nacional. Durante la pandemia hemos sobrevivido también gracias al cine y al deporte, que han tenido un seguimiento espectacular. Seguramente haya sido el año con más audiencia de la historia del cine y de las series a través de la televisión, las plataformas y las salas. El cine y el deporte generan una proyección muy potente de la imagen de un país. Pocas industrias como estas consiguen trascender nuestras fronteras con tanta eficacia.

 

“Pocas industrias como la cultura y el deporte consiguen una proyección tan potente de la imagen de España y trascender nuestras fronteras con tanta eficacia”

 

¿Cuáles serán las prioridades de la CEOE en estas áreas?

Que la cultura y el deporte se consideren como verdaderas industrias, y vincularlas con las empresas y la Universidad, para optimizar patrocinios y ayudas, e intentar atajar los puntos débiles de los dos sectores en estos momentos. Hablamos de dos industrias con un futuro espléndido y una gran aceptación por parte de todos los públicos. Además, seguirá impulsando el turismo cultural y deportivo, que está cogiendo mucha relevancia. Sabemos que uno de cada cuatro visitantes elige España por sus actividades culturales. Claramente, la elección de un destino turístico tiene mucho que ver con la oferta cultural y deportiva, y en eso España cada vez tiene más cosas que decir.

Enrique Cerezo.

Su historia profesional es un sueño americano hecho en Madrid. De ayudante de cámara a “el productor”. ¿Su historia es una peli romántica, un thriller, un western, ciencia ficción…?

Mi historia tiene algo fundamental en cualquier vocación profesional: que me gusta lo que hago y lo que quiero hacer. Desde muy joven me atrajo el mundo cinematográfico. Yo quería estudiar cine, pero entonces la carrera era larguísima. Lo tenía complicado. A través de unos amigos me presenté un día en la productora de Pedro Masó. Vi al jefe de producción, le dije que me gustaría intentarlo, me dijo que empezaban en una semana una película que se llamaba Un millón a la basura, y que me incorporara de cámara. Fueron muchas horas, muchos días, frío, calor, y desde el principio entendí que hacer cine te tiene que gustar mucho. Pasé de meritorio a auxiliar, de auxiliar a ayudante, y hasta hoy. Así comenzó mi historia profesional, que es la de una persona que disfruta haciendo cine y le dedica mucho tiempo. El cine es apasionante, pero muy duro.

¿Ha tenido fácil tirar la toalla antes de llegar a este olimpo?

Esta profesión depende de muchas circunstancias y yo he tenido suerte. Aquí se estilan los contratos de cuatro meses, dos semanas o un día, y el equipo con el que he estado no hemos parado casi nunca. Los parones han sido mínimos. En mi caso, lo normal era acabar una película y empezar otra.

“Necesitamos un empujón para reactivar el cine. Con un poco de ayuda que garantice la buena marcha de las películas proyectadas seremos capaces de volver a empezar y resurgir después de este año duro”

¿Qué personas le han dejado más huella en su trayecto por el celuloide?

Mucha gente. En 50 años he coincidido con personas estupendas. Recuerdo particularmente a José María Forqué, con quien hice mi primera película. Me he cruzado en la vida con mucha gente buena y sana, tanto en el cine como en el fútbol. La disciplina y la pasión que giran en torno a ambas profesiones ha hecho que la tónica general haya sido coincidir con buenas personas.

Cómo explica a los ciudadanos que están con el agua hasta el cuello que el cine merece más ayudas.

Hay que apoyar a toda la industria española, no solo a la audiovisual, porque ésta también es una gran ayuda para crear y mantener puestos de trabajo. España es un país donde se necesitan subvenciones y ayudas, igual que en otros países. Nosotros también pagamos impuestos... El cine español siempre ha funcionado bien. Ha sido una industria que ha creado muchos puestos de trabajo y su buena marcha ha revertido positivamente en las arcas del Estado. Tenía fama de arte subvencionado, de grupo de golfos y caraduras que solo buscaban dinero. Estoy completamente en contra de ese tópico, que viene del cisco de los Goya de la guerra de Iraq. Desde aquel día, el público empezó a desconectar del cine español. Había tal campaña de prensa, radio y televisión, que era prácticamente imposible sobrevivir. Afortunadamente, ha pasado el tiempo. El sector se ha profesionalizado, se ha industrializado, y sus productos son del gusto del público. Aquel activismo se ha ido olvidando. Se hacen grandes películas y series. La Academia de Cine, los Goya y otros premios del cine español lo hacen muy bien. Los españoles empiezan a amar su cine, como lo hacen los franceses. Antes de la pandemia habíamos conseguido volver a la normalidad… Con un poco de ayuda que garantice la buena marcha de las películas proyectadas seremos capaces de volver a empezar y resurgir después de este año duro.

“Los Goya de la guerra de Iraq alejaron al público del cine español. Aquel activismo se ha ido olvidando. Ahora los españoles empiezan a amar su cine, como lo hacen los franceses”

 

¿Es bueno para la industria que los rostros del mundo del cine no la politicen?

La política y la cultura tienen que ir de la mano, y no lo digo solo por las ayudas necesarias. Ambas realidades son una cuestión de Estado, más que de política, porque tienen mucho que ver con la marca de nuestro país. De esa simbiosis depende el altavoz de la promoción del deporte y de la cultura española, base de nuestro país. Nuestro interés es que estos sectores tengan el realce que se merecen.

¿Hasta qué punto la cultura es o tiene que ser motor industrial?

Como ha dicho Carlos Saura, “un país sin cultura no tiene nada que hacer en el mundo”. La cultura y el deporte tienen que ser un motor industrial importante en España. Su potencia es lo suficientemente fuerte como para incentivar la reactivación económica, porque están muy unidos al turismo. Es evidente su gran valor económico para cualquier país.

He leído que también es usted el presidente de su comunidad de vecinos…

Desde hace treinta años.

Le hacía viviendo en una casa grande, con jardín, piscina y cine propio.

Vivo desde hace tres décadas en una casa normal y corriente muy bien y muy a gusto. Tengo unos vecinos sensacionales. No necesito cambiar.

¿Austeridad?

Cuando uno está conforme con lo que tiene, todo lo demás le sobra.

¿Por dónde debe ir el futuro de las salas de cine en estos momentos?

Es un tema delicado. El descenso mundial del acceso a las salas de cine se produce por muchas circunstancias, especialmente en Europa. Ahora vemos más cine que nunca, pero hemos decidido verlo mayoritariamente en casa. Elegimos lo que nos apetece y cuando nos apetece, y eso es una ventaja indiscutible para el espectador. La única solución para volver a llenar los cines es que pase la pandemia y volvamos a hacer grandes películas. La magia que arranca en una sala de cine cuando se apaga la luz es imposible de sustituir por un buen televisor, por muy grande que sea. Hay que proteger las salas de cine, porque cuando todo esto acabe, querremos volver a disfrutarlas.

“La única solución para volver a llenar los cines es que pase la pandemia y volvamos a hacer grandes películas”

 

No ha querido producir durante la pandemia, y retomará su actividad cuando cese el virus con La piel del tambor: una película basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte.

Sí. A ver si se tranquiliza la pandemia. Es una película que se tiene que rodar en Sevilla durante ocho semanas y nos da miedo llegar y tener problemas con este equipo tan grande que exige su producción.

Su vida casa la cultura y el deporte a la perfección. ¿Nadie la he propuesto nunca ser ministro del ramo?

No. No creo que se le haya ocurrido a nadie.

¿Le interesa la política o se ha ido despegando?

La política es para quien nace con esa vocación y sabe sufrirla. Creo que el político sufre mucho, porque gestionar bien un país es muy difícil. Además, ahora hay muchos partidos. También es necesario que a los políticos se les deje hacer su trabajo. De la política solo me interesa su aportación al bienestar social. Que los políticos sean honestos -la inmensa mayoría lo son-, técnicamente buenos, que ayuden a los ciudadanos y a las empresas, y que pongan los medios para que haya empleo suficiente y todos podamos vivir con dignidad.

“De la política solo me interesa su aportación al bienestar social: que los políticos ayuden a los ciudadanos y a las empresas, y pongan los medios para que haya empleo para que todos vivamos con dignidad”

 

Dieciocho años al frente del Atleti. Mayoría de edad. ¿En forma para seguir o con ganas de pasar el testigo?

En los últimos diez años hemos pasado épocas malas en el Atlético de Madrid, de juicios terribles a los que nos hemos visto sometidos de manera injusta, en mi opinión. Ahora llevamos una buena racha. Nunca se nos ha pasado por la cabeza irnos del club. Por lo menos, a mí. Mientras continuemos así y el cuerpo aguante, seguiremos. El Atlético es uno de los mejores clubs del mundo, con la mejor afición del mundo. Y España tiene el mejor fútbol del mundo. Hay que cuidarlo.

No le preocupa que Martínez-Almeida le haga la cama…

No… Mira, el otro día los de Marca me enviaron esta portada por mi cumpleaños [busca en el móvil, y enseña el meme] Tengo en casa el original. Dice el titular: “Almeida, listo para arrebatarle la presidencia a Cerezo”.

¿Se lleva bien con el alcalde?

Muy bien. Es muy amigo mío. Almeida tiene un pasado cinematográfico importante. Su abuelo, José Luis Navascués, era el dueño del estudio Chamartín de cine, una gran productora y distribuidora. Produjo Marcelino, pan y vino. Conocí al abuelo del alcalde y le compré todo lo que tenía en aquel estudio, que estaba meticulosamente preparado, como corresponde a un buen abogado de Estado. Tuve muy buena relación con él.

¿Qué le ha aportado su experiencia al frente de un club deportivo?

Serenidad. Lograr la tranquilidad en los momentos difíciles es muy importante, también para la salud. En el cine estrenas una película hoy, y el lunes ya sabes qué va a ser de ella. En el futbol todo es impredecible, cada sábado te examinas, y relativizas más los acontecimientos.

Lo de “partido a partido” forma parte ya de su filosofía vital.

Sí. Tenemos un gran entrenador, que es una gran persona, y un hombre que vive, quiere y ama al fútbol. Nos da una tranquilidad importante. Sufrimos todos cada partido, pero tenemos la serenidad de su trabajo bien hecho.

Un tipo como Simeone, cuando está, da mucha paz, pero, ¿y cuándo lo deje? ¿Será un terremoto? ¿Hay un plan de relevo en el Atlético de Madrid?

No tenemos ningún plan pensando. Cuando todo es normal y va bien, pensar en cambios no nos va. Tenemos la gran suerte de tener al mejor entrenador de Europa.

¿El fútbol español es ejemplar para la sociedad?

Yo creo que sí. Además, es tranquilizante para todos, especialmente en estos momentos convulsos.

¿De qué figuras de nuestro fútbol rodaría usted un documental como aquel que rodó sobre Almería en sus arranques?

¿Un documental constructivo o destructivo?

Constructivo.

Yo haría un documental constructivo de lo que realmente ha sido Jesús Gil, no de lo que la gente se imagina, o lo que los medios de comunicación han dicho que fue. Tenemos muchos referentes del fúbtol que se merecen un documental: Simeone, Fernando Torres… Las figuras de nuestro futbol tienen una amplia repercusión y un gran compromiso social.

¿Y de otros equipos?

Florentino Pérez también tiene un buen documental, y Bernabéu, y Vicente Calderón… Muchos presidentes de clubs de fúbtol se merecen un documental bueno, incluido Bartomeu, al que tanto se le ha criticado, porque es una gran persona y ha sido un gran presidente del Barcelona.

“Haría un documental constructivo sobre Jesús Gil, pero no sobre lo que la gente se imagina, o lo que los medios de comunicación han dicho que fue. Y de Bartomeu: una gran persona y un gran presidente del Barça”

 

¿Ha reventado la burbuja económica del fútbol? ¿Lo del Barça es solo lo del Barça?

Cuando las cosas no van bien, pues no van bien. La situación económica del fútbol español no es tan mala como dicen, y no creo que el Barcelona esté en peligro de desaparecer. En la economía, como en el deporte, unas veces estás muy bien, y otras, no, pero todo en esta vida es remediable, menos la muerte.

¿Está a gusto en el Wanda?

Es un estadio fantástico y el más cómodo de Europa de los que yo conozco.

Enrique Cerezo.

¿Cómo es la relación entre la CEOE y el COE?

Conociendo a los dos presidentes, que son grandes dirigentes y amigos del deporte, estoy seguro de que la relación será estupenda.

¿El deporte es un motor industrial para el país o es solo motor para unos pocos?

Es un motor industrial para todos, sobre todo el fúbtol, que tiene una influencia social que no tiene ningún otro deporte y ninguna otra industria del mundo. Pero el resto de los deportes son igualmente importantes y mi cometido desde la CEOE es lograr que se aprecie el valor todos, que ya están muy bien representados en sus federaciones deportivas.

¿Qué pedirá desde la CEOE para el deporte español?

Que haya más unión y se potencien las sinergias entre empresa y deporte. No olvidemos que esta industria representa más del 3% del PIB nacional. Trataremos también de potenciar la relación entre el deporte y la Universidad. Es esencial la formación integral de los deportistas para que, cuando acaben sus carreras profesionales, tengan otra salida.

Con un Gobierno como este, ¿cómo se pelea por los toros?

Todos tenemos que pelear por la fiesta del toro, porque lo llevamos en la sangre. Te pueden gustar o no, pero no es lógico imponer el destierro. España lleva a los toros grabados en su corazón. Será dificilísimo que nos los quiten. De todas formas, este Gobierno ha apoyado mucho la actividad financiera de la sociedad CREA SGR, en cuyas líneas de actuación se encuentra también la tauromaquia.

Pero la izquierda ha puesto la proa a la tauromaquia.

Pero esa izquierda no es la mayoría… ¡La mayoría de los españoles ama al toro! Estamos en un buen momento para la tauromaquia española, con grandes figuras del toreo, como en la época de El Cordobés, de Paco Camino, de El Viti… Ahí están Morante, Talavante, López Simón… Debemos reivindicar otra vez la fiesta nacional. Hay que luchar por ella. Las plazas de toros volverán a llenarse en cualquier rincón de España.

“Debemos reivindicar otra vez la fiesta nacional. Hay que luchar por ella. Las plazas de toros volverán a llenarse en cualquier rincón de España”

 

Hay un sector de la sociedad que ve al empresario como con cara de culpable. Aunque cree puestos de trabajo y riqueza social.

El empresario de hoy es una persona moderna, dinámica, ejecutiva, que ha llevado al país a la situación en la que estaba antes de la pandemia. España es un gran país con una gran potencia industrial que trasciende al turismo. Al empresario no hay que ayudarlo, sino protegerlo, igual que a los toros.

¿Cómo debe ser un empresario para tener éxito en el siglo XXI?

Una persona bien formada que trabaje mucho.

Dice usted que en esta pandemia ha descubierto que no puede vivir sin trabajar…

Para mí el trabajo es una bendición. Igual que no me gusta el VAR en el mundo del fúbtol, tampoco me gusta el teletrabajo. En esta oficina no hay teletrabajo, no sé si me capta por dónde voy. El trabajo siempre ha supuesto un sacrificio, pero me da la impresión de que antes se llevaba con más dignidad… A mí el trabajo me ha hecho más libre. Hay gente que acaba su jornada laboral a las 15.00 y no sé qué hacen después: ¿sentarse en un sillón? ¿Darse una vuelta por el parque? ¿Ir a jugar a las cartas? Yo todo eso lo sustituyo por investigar y trabajar en la oficina, porque disfruto con eso.

¿Cómo descansa?

Siempre he dormido muy bien. Me acuesto, me doy la vuelta, y hasta que suena el despertador.

Tiene usted un pelo de león de la Metro…

Sí.

Y se le ve en forma.

Porque trabajo mucho.

¿Cuál sería su un once ideal de actores y futbolistas que sean referentes para esta época de la historia de nuestro país?

Habría que pensarlo. Los entrenadores se toman su tiempo para eso… Cuando haces una alineación, a nadie le gusta quedarse fuera. Es lógico. Todos somos necesarios, hasta el que no trabaja.

¿Antonio Banderas ya es como Rafa Nadal?

En el aspecto popular, sí. Antonio Banderas tiene un peso específico creciente en el mundo del cine y del espectáculo. Los dos son excelentes abanderados del talento español.

Hay un atlético que lo está pasando regular: El rey.

Bueno, yo creo el rey es de todos los equipos de España, hasta de los de primera regional… Por cierto, hay que apoyar y defender mucho el fútbol base y el fútbol no profesional, y a sus clubs, que lo están pasando fatal. Y tenemos un gran exponente del trabajo bien hecho en Proliga: la organización que agrupa a los clubs de segunda B y tercera, así como a las divisiones inferiores. España debe convertirse en el lugar donde se celebren los grandes acontecimientos del deporte base mundial. Es una oportunidad que vamos a impulsar desde la CEOE.

“España debe convertirse en el lugar donde se celebren los grandes acontecimientos del deporte base mundial. Es una oportunidad que vamos a impulsar desde la CEOE”

La simpatía de don Felipe por el Atleti es evidente.

Yo soy testigo de que, tanto don Juan Carlos como don Felipe, siempre han tratado a todos los equipos con el mismo cariño y la misma delicadeza.

Está detrás de FlixOlé, un catálogo de cine español y europeo en streaming a 2,99 euros al mes. ¿El futuro es este destino?

La tecnología avanza con tanta rapidez que no me atrevo a decir si el fin de la distribución comercial del cine será el streaming. Ni FlixOlé, ni Netflix, ni HBO, ni Amazon Prime… Seguramente saldrá algo nuevo, pero la base siempre serán las películas y las series.

¿Filmin y FlixOlé están llamadas a casarse?

Somos dos plataformas muy diferentes y compatibles. Las dos tenemos un público distinto y la ventaja de ofrecer contenidos exclusivos. Filmin tiene un cine muy especial y muy cine. A quienes les gusten las películas de los grandes directores europeos, incluidos los españoles, que disfruten de Filmin. Quienes prefieran a Pajares, Esteso o Carlos Saura, el gran cine y los grandes directores fundamentalmente españoles, que sepan que están a su disposición en FlixOlé.

¿Se meterá en la producción de series?

No me atrae, pero tendré que hacerlo.

¿El mundo de la cultura le debe un aplauso a Ayuso por la gestión de la pandemia?

El mundo de la cultura le debe un gran aplauso a la Comunidad de Madrid, por lo bien que lo han hecho su presidenta y su equipo, y por lo bien que ha trabajado Marta Rivera de la Cruz desde la Consejería de Cultura y Turismo. Han conseguido no cerrar los cines y los teatros, y han hecho una magnífica labor.

“El mundo de la cultura le debe un gran aplauso a la Comunidad de Madrid por lo bien que han gestionado el sector durante la pandemia Isabel Díaz Ayuso y Marta Rivera de la Cruz”

 

¿A quién le debe usted los mejores créditos de su vida?

A mi familia, y a mí mismo.

¿Cómo le gustaría que se titulara su biopic cuando llegue el momento?

Tengo todavía mucho tiempo para pensarlo…

¿Es feliz?

Sí.

¿Podría ser feliz sin tener millones?

No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita. Yo necesito poco para ser feliz.

¿Y podría ser feliz sin el Atleti?

Soy feliz sobre todo al ver como el Atleti hace feliz a tanta gente.

Enrique Cerezo.

REBOBINANDO

Enrique Cerezo saldrá algún día en las canciones de El madrileño. Seguro. Y en los libros de Ana Iris Simón. Cualquier trabajo por el futuro siempre será un pasado plausible. Más allá del hoy y ahora, del cargo, del verbo, del predicado, el hombre que se sienta en el palco colchonero y que peina esas canas lustrosas, es un respirador andante del cine español.

Ha sudado, ha subido, ha peleado, ha trabajado, ha vendido, ha ganado, ha producido, ha rescatado, ha restaurado. Seguramente haya pisado fuerte, a veces escalones, a veces dificultades, a veces carne y hueso. En su trayectoria empresarial paralela a una evidente pasión cinéfila, ha ido custodiando también un legado que Tangana cantará cuando sea mayor, porque esta cultura es también nuestro ADN.   

Cerezo no es artista, ni tiburón. No es un sexador de teoría del cine abstracto, ni un ensayista del gremio. No es ni luz, ni cámara, porque es la pura acción con su retranca de reacción, contemplación y repercusión. En su amor al cine -romance y negocio- engendró también su afán de conservación, de trascender a las glorias efímeras. Su legado será museo. Desde La sonrisa del Sol, hasta La piel del tambor. Desde las joyas de RKO hasta las verdulerías de la España destapada. Casi todo lo que aguarda este sótano es para chuparse los dedos.

En la sede de Mercury Films se incentiva la restauración de cintas, fotograma a fotograma. Cada película remasterizada es memoria para siempre. Paseando por estas oficinas no se entiende que no haya un Goya al Mejor Productor en la fiesta anual del cine patrio, porque son ellos y ellas los que lo consiguen casi todo antes de que le demos al play.

Con brío, con poder, con las primeras glorias, Cerezo hace un papelón. Representa bien al magnate que ha construido su carrera y su emporio con audacia y trabajo. Quizás, incluso a costa de su vida ordinaria. Puede ser, perfectamente, el rostro de una generación de españoles que ha sembrado un panorama diferente: de empleo, de riqueza, de cultura, de ocio sano, de historia reciente, de paz social. Algunos de ellos y ellas han muerto en las UCI. Otros siguen moviendo el balón y disparando a la escuadra.

Dichosos los que crearon empleo en este páramo seco que los políticos no saben fertilizar, porque de ellos es el diezmo del progreso social.

Dichosos los que han producido cultura, también popular, porque han levantado un puente que nos une a todos. De ellos serán la historia, los recuerdos, las vitrinas, los museos y las próximas escenas de todo el futuro siguiente.

Dichosos los que han contribuido a convertir el fúbtol en un remanso de paz en la España convulsa, porque de ellos es el himno de las gradas.

Dichosos los que movieron el cotarro cuando todo esto era campo, porque para ellos será el cielo diseñado para la gente que construye.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?