Felipe VI

Consigna clara en La Zarzuela

Felipe VI: “No quiero ningún escándalo a mi alrededor”

El rey está tomando medidas para asegurar un reinado intachable. No permitirá que se hagan negocios a sus espaldas

Felipe VI quiere pasar a la historia como un rey de trayectoria intachable. Para ello, una de las primeras decisiones que ha tomado ha sido prohibir a los miembros de la familia real trabajar en el sector privado. La medida tiene un profundo calado.

En apenas dos meses de reinado, don Felipe ha tomado la que en su equipo consideran una de las decisiones más importantes en relación con su ejecutoria como monarca: impedir que los miembros de la familia real trabajen para empresas privadas.

Esta prohibición afecta a los reyes Felipe y Letizia, a la princesa de Asturias y a la infanta Sofía, y a los reyes honoríficos, don Juan Carlos y doña Sofía.

El porqué de la prohibición

Fuentes del entorno de Felipe VI explican a El Confidencial Digital que la decisión ha estado profundamente meditada por el rey junto a su equipo y responde a un expreso deseo de don Felipe para marcar distancias con posibles escándalos.

Don Felipe considera que, con este veto, los miembros de la actual familia real no podrán hacer ningún tipo de negocio ni recibir ayuda de empresas privadas que pretendan ‘premiar’ la mediación o las gestiones desde La Zarzuela.

Concretamente, las fuentes cercanas a Felipe VI insisten en que el rey no quiere, bajo ningún concepto, involucrar o que se relacione a la actual monarquía española en negocios con petroleras, constructoras o cualquier otra compañía, tanto española como extranjera.

En definitiva, lo que busca don Felipe es que las gestiones que, en su caso realicen miembros de la familia real, se apliquen por el bien del país, y que no haya ‘recompensas’ de ningún tipo por las negociaciones que consigan activar determinados contratos.

La relación con las empresas

En el entorno de Felipe VI recuerdan que su padre ha sido un rey muy bien relacionado con grandes empresas.

Don Juan Carlos ha mantenido una relación de cercanía y confianza con grandes empresarios, tanto en España como en el extranjero.

Sin embargo, don Felipe pretende encauzar todas las gestiones que afecten a empresas a través de la Secretaría de Estado de Comercio. Será, por tanto, el Gobierno quien, en estrecha colaboración con La Zarzuela, pida la colaboración del rey en determinados asuntos, según explican fuentes cercanas a la Casa Real.

Lo que pretende, en definitiva, es que los negocios se realicen con total transparencia y que no se hagan a sus espaldas.

Don Felipe quiere un reinado intachable

Según explican las fuentes cercanas al rey, el mensaje que ha trasladado don Felipe a sus colaboradores más directos es que no quiere que su reinado se vea salpicado por incidentes que puedan afectar a su honorabilidad.

-- “No quiero ningún escándalo a mi alrededor”, ha llegado a transmitir a alguna persona de su entorno más cercano.

Para ello, según las fuentes cercanas a La Zarzuela, don Felipe se ha propuesto establecer una especie de ‘cordón sanitario’ y mantener en todo momento una conducta honrada. “Quiero ser un rey recordado por su comportamiento”, ha llegado a afirmar.

Desde el entorno de Felipe VI se añade que dos de las palabras que suele repetir, en relación a cómo quiere que sea su reinado, son “transparencia y ejemplaridad”.

De hecho, otra medida de trascendental importancia que ha tomado don Felipe es realizar una auditoría anual de las cuentas de La Zarzuela, firmando para ello un convenio con la Intervención General del Estado para fiscalizar todos los ingresos y gastos de la familia real.

Un verano atípico

Las fuentes próximas a La Zarzuela afirman que este ha sido “un verano atípico” para don Felipe y todo su equipo.

Desde su entorno se suele comentar que “el rey lleva sólo quince minutos en su despacho”, para reflejar el poco tiempo que lleva en la jefatura del Estado y que ha tenido que trabajar intensamente durante estos dos meses.

En Palma de Mallorca, de hecho, don Felipe y doña Letizia han protagonizado dos acontecimientos que no eran habituales en la familia real y que ofrecen una idea de cómo el monarca está orientando su reinado:

1. La recepción a representantes de toda la sociedad balear. Antes, la Familia Real ofrecía una cena a las autoridades locales. Ahora, en cambio, se ha querido que los reyes entren en contacto con todos los estamentos de la sociedad. Felipe VI desea tener relación habitual con jubilados, amas de casa, universitarios, deportistas…

[OBJECT]2. La presencia en el centro de recuperación de la sierra de Tramontana. Aunque fue una visita turística, los reyes estuvieron con payeses, estudiantes y demás personal que intenta recuperar este paraje, arrasado el año pasado por el fuego, lo que muestra que la familia real busca el contacto directo con la sociedad y la preocupación por sus problemas inmediatos.

Las medidas que vienen

Además de las decisiones tomadas hasta ahora, don Felipe trabaja junto a su equipo en concretar para antes de final de año otro paquete de decisiones trascendentales para la Casa Real.

Por ejemplo, Zarzuela ultima el código para limitar los regalos que recibe la Familia Real. Y se hará mediante una regulación restrictiva, apuntan las fuentes consultadas por ECD.

Además, se va a hacer público en los próximos meses el código de conducta para todo el personal de la Casa del Rey.

Lo que transmite Felipe VI a su equipo es, en síntesis:

-- “La primera institución del Estado ha de estar conectada con la sociedad”.

-- Los españoles tienen que percibir que la monarquía “es útil porque está vinculada a los tiempos y problemas actuales”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo