TPV táctil
photo_camera TPV táctil

Gadgets

10 beneficios de usar un TPV táctil en hostelería

¿Qué es un TPV táctil para hostelería?

Un TPV táctil es una inversión que un negocio de hostelería debe realizar si quiere ser competitivo.

¿Cuándo usaste por última vez un móvil con teclas? ¿Te imaginas manejar el GPS del coche presionando botones? Seguramente se te haya olvidado la vida antes de la llegada de las pantallas táctiles, así que si eres el propietario de un negocio de hostelería es hora de renovar esa antigua caja registradora por un nuevo TPV táctil.

La tecnología avanza imparable, y esto obliga a la hostelería a modernizar su forma de trabajar, no solo porque le facilita el trabajo, sino porque, además, debe ofrecer a sus clientes la imagen de estar adaptada a los tiempos que corren.

El vídeo del día

Llegada de Sánchez a Dakar (Senegal)

En este artículo te vamos a mostrar 10 beneficios de comprar un TPV táctil que llevarán a tu bar o restaurante al siguiente nivel, pero antes empecemos por el principio.

¿Qué es un TPV táctil para hostelería?

Lo primero que debemos saber es que el término TPV viene del acrónimo Terminal Punto de Venta, y hace referencia a un sistema informático que se utiliza en todo tipo de negocios para gestionar las ventas a los clientes, controlar el stock de los productos almacenados, así como para imprimir tickets o facturas, entre otras muchas tareas.

Un TPV está compuesto por hardware y software. Para que unos de estos terminales punto de venta se denomine TPV táctil necesita, por un lado, de una pantalla táctil, y por otro, de un programa de gestión capaz de interactuar con esa pantalla táctil.

Al unir estas 2 cualidades juntas, pantalla táctil y software adaptado a dicha pantalla, obtenemos una gran cantidad de beneficios que nos permiten gestionar mejor nuestro bar, restaurante o cualquiera que sea el negocio de hostelería que tenemos.

10 beneficios de comprar un TPV táctil para tu negocio de hostelería

Su uso es muy sencillo

Una pantalla táctil es muy sencilla de usar y todos estamos acostumbrados a utilizarlas en nuestros teléfonos móviles, por lo que la curva de aprendizaje es muy corta o inexistente. Los empleados o camareros aprenderán en cuestión de minutos a trabajar con el TPV táctil y así cometer menos errores.

Ahorra tiempo

No solo se ahorra tiempo al no tener que gastar horas y horas en formar a los empleados, sino que atender a los clientes se realizará mucho más rápido gracias a que para gestionar sus consumiciones solo hay que tocar algunos iconos en la pantalla y todo estará listo para cobrarles. ¡Atenderás a más clientes en menos tiempo!

No se comenten errores

Las TPV táctiles ayudan a evitar los típicos errores que se cometen al tomar nota a mano de las comandas. También se evitan muchos malos entendidos cuando se facilitan dichas órdenes en cocina, ya que cada plato o consumición cuenta con una imagen asociada en pantalla y con solo pulsar un icono se envía el total de la comanda a cocina.

Diseño moderno

Un TPV táctil es mucho más atractivo y moderno que una caja registradora. El espacio que ocupan es mucho menor y tienen un mantenimiento más sencillo; no hay que limpiarlos y están herméticamente sellados. Además, transmite a los clientes que tu negocio de hostelería usa lo último en tecnología por lo que querrán volver una y otra vez.

Mejor control de las ventas

Llevar el control de tu negocio simplemente guardando los tickets, o peor aún, con papel y lápiz, puede resultar una tarea muy compleja. Con un TPV táctil para hostelería puedes llevar un control mucho mayor de tus ventas y de una manera más sencilla. Podrás ver rápidamente los tickets o facturas, crear informes de todo tipo usando filtros por fechas, productos, empleados, etc.  

Control de stock

Una de las mayores pesadillas de cualquier negocio es la gestión del inventario, pero gracias a los TPV táctiles dicha gestión es sencillísima. Al estar todo digitalizado en el TPV, puedes acceder a los datos de compras y venta en cualquier momento y ver las unidades de cada producto que quedan en almacén. 

Facilita la contabilidad

Como cualquier negocio, es necesario llevar una contabilidad para presentarla en los organismos oficiales y declarar impuestos, así como gestionar los gastos e ingresos para poder conocer en todo momento la situación económica. Con los terminales táctiles puedes acceder a cualquier documento o factura que necesites, incluso con una simple pulsación de pantalla mandarlos a tu asesor por e-mail.

Estudia a tus clientes

Gracias a que todo se almacena en una base de datos en el TPV, puedes consultar los datos de tus clientes para saber quién son los mejores, quién debe dinero, qué consumen con más frecuencia, etc. Incluso, con esta información puedes ofrecerles ofertas especiales.

Controla a tus camareros

Con un TPV táctil se puede crear un perfil por cada camarero que tengas en tu negocio, incluso se pueden agrupar por turnos para así llevar un seguimiento de su trabajo, horarios, etc.

Puedes enlazar con otros dispositivos

En un negocio de hostelería, hay varios dispositivos que ejecutan tareas indispensables para el trabajo diario y todas ellas pueden ser interconectadas entre sí para que trabajen juntas, por ejemplo, los comanderos que llevan los camareros, las impresoras de tickets portátiles o de cocina, los cajones portamonedas para guardar el efectivo, etc. Todos ellos se conectan y comunican gracias al TPV táctil. 

Todo esto está muy bien, pero ¿cuál es el precio de un TPV táctil?

Después de leer todos los beneficios que te aporta un TPV táctil, seguramente estés pensando que es hora de cambiar tu vieja registradora por uno de estos terminales, aunque los momentos que vivimos no son los mejores para hacer inversiones, pero... ¡ahí te equivocas! Como ya hemos comentado, vas a ganar en la velocidad de gestión a tus clientes por lo que podrás atender a muchos más, así que, si lo miras desde ese punto de vista, la inversión es 100% rentable desde el primer momento.

El precio medio de uno de estos TPV oscila entre los 800€ y los 1.200€, pudiendo aumentar si necesitas comanderos para la toma de pedidos en mesa o si, por ejemplo, precisas de una impresora adicional para colocar en la cocina e imprimir las comandas en el mismo momento en el que se tomen. Aunque no olvides que si el precio es un problema, también existe la posibilidad de que compres un TPV táctil de segunda mano desde tan solo 249€.

¡Ya no tienes excusas para modernizar tu negocio!

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?