formacion

Gadgets

Infoproductos: la oportunidad de vender conocimiento en Internet

Con el poder de la digitalización, el conocimiento puede aprenderse desde casa a través de diferentes tipos de productos digitales

Los avances tecnológicos han desencadeno una apertura de oportunidades sin precedentes, en todos los sectores, como también sucede en el ámbito del conocimiento. Hasta hace unos años, el aprendizaje se realizaba en una escuela o en un centro de negocio. Ahora, con el poder de la digitalización, el conocimiento puede aprenderse desde casa a través de diferentes tipos de productos digitales, o como mejor son conocidos: infoproductos. Si aún no estás muy familiarizado con este término, te daremos algunos detalles básicos, aunque también puedes avanzar con un especialista como Hotmart.

Este tipo de nuevo aprendizaje a través de diferentes productos digitales es beneficioso para todo tipo de profesionales, así como de empresas. Siempre hay una forma de aplicarlos y no sólo ya trasmitir unas enseñanzas, sino ganarse un dinero. Veamos entonces que entendemos por infoproductos. Cuando usamos este término nos referimos a un material formativo digital que se difunde a través de la red. Normalmente estos productos están elaborados por profesionales en esa materia y, en ocasiones, ofrecen su trabajo a cambio de una suscripción monetaria o, por el contrario, los ofrecen de manera gratuita en favor de la difusión del conocimiento.

Elaborar un plan de comunicación

Actualmente, estamos en un momento de gran desarrollo de este tipo de materiales formativos, especialmente entre los denominados emprendedores digitales que trabajan en el desarrollo de elearning. El éxito o no depende, más allá del aspecto económico, en si aporta valor o no al receptor. Por consiguiente, no debemos entender estos procesos como una simple moda y lanzarnos a crear materiales formativos digitales. Hay que tener un plan de comunicación correctamente trazado, como si fuera una campaña de marketing digital: saber qué vamos a contar, cómo lo vamos a contar, a quién nos vamos a dirigir, qué formato digital vamos a utilizar en la difusión, a qué sector nos queremos dirigir, qué podemos aportar de valor y, obviamente, si vamos a querer monetizar o no nuestro conocimiento. Finalmente, dentro de nuestra planificación, debemos conocer a la competencia: si hay o no otros materiales que estén trasmitiendo también sobre nuestras enseñanzas.

En función de la información con la que completemos las cuestiones anteriormente detalladas, podremos comenzar a elaborar nuestros productos formativos. Obviamente, hay que tener en consideración que no todos los temas se ajustan a cualquier soporte. Es decir, habrá conocimientos que se entiendan mejor en un video y, en otros momentos, será necesario hacer, por ejemplo un documento PDF interactivo. Estos dos soportes son algunos ejemplos, pero hay muchos más. Se puede trabajar en un Ebooks (especie de libro electrónico); en grabar una serie de podcast; se puede convocar un webinar en directo; o hacer un video-tutorial; o una aplicación a usar en móviles o cualquier otro tipo de soporte digital que pueda resultar de interés. Una vez que está elaborado, hay que saber cómo utilizar estos recursos, puesto que podemos incluso trabajar en ofrecer varias fases en modo cursos online, en enviar newsletter a los suscritos o hacer convocatorias en directo y permitir que los usuarios intervengan durante el desarrollo de nuestro producto digital. En cualquiera de los casos, este tipo de productos conllevan mucho esfuerzo y trabajo, puesto que siempre está orientado a ofrecer información realmente de interés. Ahí radica parte del éxito, la otra está en saber llegar al usuario y hacerlo por el camino más correcto. Quién sabe si uno puede ganarse la vida con este tipo de infoproductos.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?