Los minicréditos
photo_cameraLos minicréditos

Gadgets

Los minicréditos, la solución financiera más rápida para imprevistos

Los minicreditos o créditos online permite a muchas personas y familias cada día hacer frente a imprevistos que de otra manera no podrían afrontar

En el día a día de cualquier hogar son muchos los gastos que surgen de forma inesperada y que suponen todo un reto para la economía familiar. Aunque algunos de estos gastos se pueden sufragar con ahorros o con la ayuda de algún familiar lo cierto es que lo más recurrente por la mayoría de la población es acudir a fuentes de financiación externas como pueden ser los minicréditos.

Los minicreditos o créditos online permite a muchas personas y familias cada día hacer frente a imprevistos que de otra manera no podrían afrontar. Y es que son muchos los gastos que los mini prestamos online  pueden llegar a cubrir, como averías de electrodomésticos, reparaciones de vehículos, la compra de regalos o el pago de facturas más elevadas de lo normal. 

Pero, ¿por qué elegir minicréditos para financiar estos gastos extraordinarios?

Los minicréditos han demostrado que son un elemento financiero de gran utilidad y han sacado de una situación límite a millones de familias en nuestro país y en todo el mundo. Algunas de las ventajas más interesantes que tienen los minicréditos y que les ha llevado a convertirse en una solución financiera tan cotizada son las que se muestran a continuación:

Cantidades ajustadas a las necesidades

Tal y como el propio nombre de este instrumento financiero indica, los minicréditos son créditos de importes relativamente bajos si lo comparamos con los préstamos tradicionales que conceden las entidades bancarias o financieras. Con cantidades que oscilan normalmente entre los 200 y los 800 euros de crédito esta forma de financiarse está indicada para sufragar costes determinados que surgen en cualquier familia y no para conseguir grandes cantidades de dinero con diferentes fines. Esto evita que las personas se endeuden por encima de sus posibilidades y que tengan que devolver luego una cantidad de dinero demasiado elevada. 

Plazos cortos en el tiempo

Ante cualquier imprevisto que surja en el día a día lo más importante es conseguir el dinero para sufragarlo de forma rápida y sin tener que esperar demasiado tiempo la respuesta de la entidad o el ingreso del dinero en la cuenta una vez concedido el crédito. La inmediatez que suelen tener los microcréditos les ha convertido en la solución financiera favorita de millones de personas ante situaciones de gastos inesperados, y es que se consigue de forma mucho más rápida que cualquier préstamo bancario tradicional. 

Tramitación con poca documentación

A diferencia de los préstamos tradicionales en los que las entidades bancarias solicitan a los clientes decenas de documentos distintos para comenzar a analizar si finalmente conceden el préstamo o no, los minicréditos se gestionan de forma rápida gracias a que la solicitud de documentación es mucho más reducida y sencilla. De forma general a los solicitantes se les suele pedir la presentación de documentos como el DNI, los datos de una cuenta bancaria en activo, la demostración de los ingresos que se perciben y un número de teléfono para contactar rápidamente por cualquier asunto relacionado con el crédito. 

Esto evita que la tramitación se demore días y días en un momento en el que la persona o familia necesita el dinero de forma urgente. Además todos estos documentos se suelen enviar por correo electrónico para acelerar la tramitación evitando que se envíe por correo ordinario, algo que demoraría la tramitación varios días. 

Seguridad y flexibilidad

Dos cualidades muy importantes que cualquier persona necesita de la entidad a la que solicita un minicrédito son la flexibilidad y la seguridad. Los consumidores encontrarán en las empresas de minicréditos una empresa 100% segura debido a que se encuentran perfectamente reguladas por los organismos competentes, algo que evita acudir a prestamistas de dudosa reputación. 

También son empresas muy flexibles, pues las cantidades a solicitar y los plazos de devolución los puede determinar el propio cliente en función de sus necesidades dentro de los límites establecidos por la propia entidad. Los plazos de devolución oscilan normalmente entre una y seis semanas de duración y dentro de estos plazos el usuario podrá elegir cuál le viene mejor para devolver el minicrédito. 

Como se puede apreciar son muchas las ventajas que los minicréditos permiten disfrutar a los consumidores y por ello se han convertido en uno de los instrumentos financieros más demandados por la población. Por fortuna se puede hacer uso de ellos de forma rápida en cualquier momento de necesidad y existen cientos de empresas en el sector entre las que elegir aquella que resulte más interesante.

Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?