USB.
photo_camera USB.

Gadgets

Problemas más comunes en las memorias USB y discos duros externos

Utilizar un pendrive o un disco duro externo es una tarea habitual para intercambiar información entre dispositivos

Utilizar un pendrive o un disco duro externo es una tarea habitual para intercambiar información entre dispositivos o realizar copias de seguridad. Estos elementos externos de almacenamiento se conectan a los puertos USB de un ordenador o teléfono móvil, puertos por los que fluyen los datos, pero por donde también circula corriente. Esta combinación hace que muchas veces se produzcan problemas con las memorias USB cuando se utilizan constantemente para conectar en Windows 10 para intercambiar datos.

Otro problema que se puede presentar con estos dispositivos es que tengan activado un sistema de protección que impida extraer o copiar los datos que tienen almacenados. En esos casos es necesario quitar la protección contra escritura para poder trabajar con el pendrive de forma correcta.

Cuáles son los problemas más comunes con los dispositivos de almacenamiento USB

A continuación, abordamos los problemas habituales que suelen afectar a los dispositivos externos de almacenamiento USB:

Archivos dañados

Los archivos de la unidad USB pueden dañarse si se retira el dispositivo sin antes desconectarlo desde Windows 10. Esto es así porque al desconectarlo de forma “brusca o repentina” puede que alguno de los archivos que contiene están siendo abiertos por el sistema, como por ejemplo, por un programa de protección.

Los archivos dañados pueden recuperarse muchas veces utilizando comandos del CMD para reparar USB como chkdsk, dispakt y similares.

Pérdida de datos

Con el uso habitual de las unidades externas USB es habitual que se eliminen o borren archivos por error. En estos casos lo mejor es utilizar un programa de recuperación de archivos borrados (como Recuva, por ejemplo) que tienen grandes posibilidades de recuperar esos datos eliminados.

Tener en cuenta que cuando se elimina un archivo de una unidad de almacenamiento, se borra su índice, pero el archivo sigue ahí hasta que otros datos lo sobreescriban. Por eso es importante no formatear la unidad externa si se han perdido datos, para disponer así de mayores posibilidades de recuperación.

Formato no reconocido

Es posible que un pendrive o disco duro externo no pueda formatearse en las particiones que reconoce Windows 10 como NFTS FAT32, mostrando en su lugar un formato RAW que impide el acceso al pendrive.

Existen herramientas como M3 Raw Drive que permiten recuperar los datos en estos casos de formato erróneo, y también intentar formatear la unidad nuevamente a un formato reconocible por el sistema.

Virus informáticos

Uno de los problemas habituales que sufren las memorias extraíbles y discos externos son las infecciones por malware. Si los archivos almacenados en el dispositivo se infectan con algún tipo de malware puede producirse problemas de acceso a su contenido.

Además, dado el uso de los dispositivos de almacenamiento USB en distintos equipos, se corre el riesgo de que sean una fuente de infección para otros ordenadores.

En estos casos será necesario utilizar herramientas antimalware y antivirus para poder desinfectar la unidad externa USB y liberarla de los programas dañinos que pudiera contener.

Las unidades externas USB de almacenamiento suelen sufrir diferentes problemas derivados de su uso diario. Aunque es habitual que se entre en “pánico” si se sufre alguno de estos problemas o errores, es probable que puedan ser solucionados tomando las medidas adecuadas, y pudiendo acceder de nuevo a la información que contienen.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable