Guardia Civil

Sin material y sin presupuesto. Los 600 agentes de Policía que custodian a los altos cargos de la Junta de Andalucía aseguran que han sido “abandonados” por el Gobierno de Griñán

La unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha sufrido varios ajustes en los últimos meses. Denuncian que la falta de medios y de presupuesto les ha relegado a actuar como vigilantes en los edificios públicos y a llevar a cabo traslados de menores. Se quejan del mal estado de la flota de vehículos, de retrasos en los pagos pendientes y critican que el Gobierno no atiende sus reivindicaciones.

“Llevamos 6 meses sufriendo una situación de escasez de medios materiales y económicos”. Los agentes de la Policía Nacional que trabajan directamente para la Junta de Andalucía han denunciado la precariedad de su parque móvil y su falta de recursos. Tal y como explican a El Confidencial Autonómico, esa situación de “olvido institucional” afecta a “570 funcionarios de las ocho provincias andaluzas”.

“La mayor parte de los compañeros están en Sevilla y también en Algeciras, en Cádiz, donde está la subsede de la unidad”, indican desde el sindicato SUP. El cometido de esta sección de la Policía Nacional debe ser la protección de los altos cargos de la Junta de Andalucía y la custodia de los edificios públicos, pero denuncian que se les ha “relegado a tareas de seguridad básicas y traslados de menores”.

“Tenemos que proteger a personalidades de la Junta sin el material necesario”. Denuncian un déficit de cascos, escudos, chalecos antitrauma y guantes anticorte. “No sabemos qué prioridades tiene la Junta de Andalucía respecto a su propia seguridad”, indican.

“Todo lo explican por falta de presupuesto”. Los agentes aseguran que gran parte de sus vehículos están “averiados, en mal estado y son insuficientes”, lo que imposibilita patrullar “de forma segura y eficiente”.

Exponen el caso de la provincia de Cádiz que, pese a su extensión, cuenta tan sólo con “dos todoterrenos” que, en ocasiones, “deben reforzar el servicio en otra provincia” y dejan la zona sin efectivos.

Sin dinero ni medios para trabajar

Una de las cuestiones que más preocupa a los agentes tiene que ver con el reintegro de sus gastos de desplazamiento. “A veces nos vemos obligados a adelantar el dinero que gastamos en los servicios lejos del domicilio habitual”, explican, “y cada vez tardan más en abonárnoslos de vuelta”.

Tampoco tienen los “equipos de transmisión adecuados” para comunicar cualquier tipo de riesgo o incidencia. “Al final, todo deriva en un clima de inseguridad y desmotivación”, concluyen.

Por último, aseguran que tomarán medidas para llamar la atención del Gobierno de José Antonio Griñán sobre la “difícil situación de los agentes adscritos a este organismo”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes